domingo, 26 de mayo de 2013

EL ÁRBOL DEL TENERÉ
La acacia solitaria (Acacia raddiana o Acacia tortilus)
N 17º 45' 5" - E 10º4' 12" (aproximadamente)

Árbol del Teneré, 1939
Durante generaciones, los tuaregs habían respetado aquel árbol solitario, un árbol retorcido, cuya grandeza no estaba en sus altas ramas, desde donde un pájaro podría contemplar la vasta extensión de tierra del Teneré, uno de los lugares más áridos y bellos del Sáhara, su grandeza estaba bajo el suelo, en las raíces que habían perseguido la humedad en su huída hacia las profundidades, treinta y tantos metros en busca del líquido elemento que empezó a desaparecer de la superficie hace dos mil años.
Foto anterior a 1959



Principios de los años 70


Año 1967
En el Sáhara el agua desaparecía, los árboles morían, la vida se escapaba. Durante el Imperio Nuevo del Antiguo Egipto era posible ver acacias dispersas y bosquecillos de cipreses donde ahora sólo hay restos de puntas de flecha y de dinosaurios que desaparecieron hace millones de años. Todavía actualmente, aunque escasísimos, pequeños reductos de vegetación, como los famosos cipreses de Tassili (Argelia), podemos encontrar en diversos rincones del desierto. 

El etnólogo francés Henry Lhote cuando visitó el lugar en 1934 describió el árbol como "una acacia de tronco de aspecto degenerativo, enfermo y de aspecto débil, pero por otra parte el árbol tiene hojas verdes agradables y algunas flores amarillas".

Henry Lhote visitó nuevamente el lugar en 1959 y escribió: "Anteriormente este ábol era verde y con flores, ahora es un árbol espinoso, sin color y desnudo. No puedo reconocerlo, tenía dos troncos distintos, ahora sólo hay uno, más bien con un golpe en el lado que como un corte a un metro del suelo. ¿Qué le sucedió a este pobre árbol?. Simple, un camión que se dirigía a Bilma lo golpeó... Pero tenía suficente espacio para esquivarlo... El tabú, el árbol sagrado, el único a quien ningún nómada osó haber herido con sus propias manos... este ábol ha sido víctima de un golpe mecánico.." 



8 de noviembre de 1973, traslado de los restos a Niamey
Fatídicamente en 1973 un camionero libio, dicen que borracho, volvió a golpearlo arrancándolo de cuajo. Los restos fueron llevados a la capital del Níger, Niamey, donde se conservan en un templete. En el lugar donde se encontraba el árbol se construyó un "elemento" de hierro. 
Esta famosa acacia solitaria era el único árbol en 400 km a la redonda. Estaba en un lugar de paso de caravanas. Había sido respetada por las gentes antiguas pero el progreso la ha hecho desaparecer.
Esta encrucijada del Sáhara no verá jamás la solitaria acacia. 




Estructura de hierro de 1975










Sello postal de la República del Níger, 1974





Templete en Niamey, 1985


Fotos: Roger Balsom, Holger Reineccius
-----

No hay comentarios: