sábado, 29 de abril de 2017

QUIVER TREE FOREST, Namibia

     Este lugar fue declarado Monumento Nacional en 1995.
     No es un bosque con arreglo a nuestros parámetros, pero en un lugar con tan escasas lluvias... Y este aloe no es propiamente un árbol, pero probablemente, junto a la Welwischia, es la planta más famosa de Sudáfrica y Namibia. Las ramas se bifurcan en cada división y están cubiertas por una fina capa blanca que ayuda a reflejar los rayos del sol. La corteza del tronco forma una escala de colores dorados y marrones. La corona está densamente redondeada. Las hojas son dentadas verde-azuladas y nacen al final de rosetas. Las flores son amarillas brillantes. Los ejemplares más grandes pueden tener 300 años.
     El nombre "Quiver tree" en inglés (Afrikaans: kokerboom) responde a que los bushmen utilizaban las ramas como carcaj o aljaba para llevar sus flechas. El interior del árbol no tiene madera, tiene una estructura fibrosa parecida, aunque menos compacta, a la de la palmera.
     En este fantástico entorno Beth Moon obtuvo interesantes fotos. 

 

Al ser las únicas estructuras que se elevan del suelo es normal ver las formaciones de nidos-colmena de los pájaros tejedores (Philetairus socius) donde viven y se reproducen por miles. Aquí sus crías están a salvo de depredadores como las serpientes y chacales. El peso de estos nidos es enorme y son utilizados por muchas generaciones de tejedores.



El damán roquero (Procavia capensis) o damán del El Cabo habita en este entorno. Es un mamífero del tamaño de una liebre y, dicen, emparentado con los elefantes (aquí hay controversia). Es uno de los damanes más extendidos por toda África. Habita entre peñascos en grupos de, hasta, 80 individuos. En apariencia, se asemeja a un marmota grande o a un conejo de Indias con sus orejas y cola corta. Para poder observarlos es conveniente ir a los roquedos en las mañanas, allí están esperando los primeros rayos del sol para calentarse.

Rock Hyrax en inglés, también Dassie y Klipdassie en Afrikaans.



El guepardo (Acinonyx jubatus), otro habitante del roquedo y sabana. Estos de la foto están cautivos en una gran superficie. Hacia las cinco de la tarde acuden a un recinto donde les dan de comer un par de damanes y algo de carne roja por cabeza/día.


A este tal Swart...,  salvaje, habría que perseguirlo. Fecha de la inscripción...1984, foto realizada en 2015.
Thomas Baines (11820-1875),"The Great Tree-aloe Of Damaraland", Baines' Explorations in South-West Africa (1864)
-----

miércoles, 26 de abril de 2017

AMERICA 
Willow Tree Lullaby
 

Don't wait for me at the willow tree
Love will be waiting for you
The wind through the leaves plays a symphony
Harmony, rhapsody too

Don't bend with the wind
Love must not end but begin

Don't bend with the wind
Your love must not end but begin

La, la, la, la ...  
-----

domingo, 23 de abril de 2017

ROBLE DE URDAX (Quercus ruber)

     Este viejo roble es todo un espectáculo. Tiene una cuerda de 6,6m y una altura de 19 m, está a 205 msnm, coordenadas... N 43º16' 22" - W 1º 31' 16". No entiendo cómo el Gobierno de Navarra no lo incluyó en su catálogo de 2010 y, en consecuencia, en el libro que se editó en 2011.
     Se ubica no lejos del aparcamiento de las cuevas de Urdax. Podemos dejar aquí nuestro coche y caminar unos tres km. Hay que tomar esa carretera de cemento que va a Dancharinea, dirección contraria al pueblo de Urdax. Al llegar a la carretera 4.401, debemos girar a la izda. y tomar el camino más empinado. A cien metros encontraremos dos naves industriales en una gran explanada. Giramos a la izda. y veremos un cartel que nos indica la bajada a Urdax. Seguimos 500 m y encontraremos el árbol. Si no queremos caminar, se puede dejar el coche en la explanada de las naves y recorrer los 500m que restan.

     Por su configuración, creemos que el algún tiempo fue desmochado. Esta fisionomía hace que el peso de la estructura quede dividida en dos direcciones. En una dirección un gran cimal se apoya en la pendiente, el otro cimal lo soporta la vigorosidad del árbol.
Creo que debería colocarse una gran roca debajo de este cimal a modo de apoyo, estaría integrada en el paisaje y soportaría el peso de la estructura.
Música de Joaquín Taboada, "Música para amar los árboles"
Me he tomado la libertad de escribir al alcalde de Urdax, Don Santiago Villares. Me preguntaréis el motivo... bueno este árbol tiene una estructura especial y me he atrevido de sugerrirle que ese cimal que se encuentra en el aire, con el tiempo, necesitará un apoyo que puede proporcionarle una roca situada estratégicamente. Muy atrevido y hablador, me diréis... no lo he podido evitar. ¿Qué me decís vosotros? ¿Estáis de acuerdo con mi sugerencia?
-----

jueves, 20 de abril de 2017

El ÁRBOL DE CHAPEL ROCK
Lago Superior, Estado de Míchigan, USA

En una estructura de piedra arenisca situada en las orillas del lago Superior
,  en el Parque Nacional Pictured Rocks (EEUU) es donde se asienta este pino, sin apenas tierra donde adentrase con las raíces.

El árbol tiene sus raíces en el suelo fértil alejado de la roca.


¿Cómo consiguieron llegaron las raíces hasta allí?
Provablemente la explicación esté en la composición de la roca. Es una arenisca con pobre dureza, de erosión relativamente fácil. En ALLPE Medio Ambiente  encontramos la explicación. La Chapel Rock, originalmente, era una estructura sobre cuatro pilares pegada a tierra firme. La plataforma, en parte, se derrumbó en 1906. 1940 la raíz se apoyaba sobre un arco que se derrumbó, dejando la raíz suspendida en el aire.


Si la piedra se sigue desmoronando, como es probable, el pino, si para entonces aún sigue vivo, sucumbirá en las aguas del lago.





 

 
-----

lunes, 17 de abril de 2017

ANTONIO BURGOS BELINCHÓN (Sevilla, 1943)
Olivares de plata


Poema en prosa incluido en "Reloj, no marques las horas"

     Un azul de Murillo, un amarillo de albero, otro azul de la mar de Huelva, otro amarillo de las hojas del otoño en los jardines del Generalife, un blanco de azahar, magnolia, jazmín, nardo o dama de noche (táchese lo que no proceda, pero no procede tachar ningún olor). Esparto de túnica de nazareno o de cabo enverdinado de patera del Estrecho. Verde de campo de polo de Sotogrande, de vestido de Curro Romero, de arrayán del Alcázar de los Reyes Cristianos, o de los Reyes Moros, o de Don Pedro el Cruel, o de Don Pedro el Justiciero. El aceite del olivo de Minerva y el aceite que se arrojó a la cara Doña María Coronel, para que un Rey no la requebrara de amores, mientras Mariana Pineda cosía la bandera de la libertad. La muerte de Joselito, la muerte de Manolete, la muerte de Paquirri, la muerte de Ignacio Sánchez Mejías. El nacimiento de Velázquez, el nacimiento de Cánovas del Castillo, el nacimiento de García Lorca, el nacimiento de Venus entre las olas, al que solemos llamar Cádiz desde hace tres mil años. Fenicios, y tartesios, y más moros, y más cristianos, y descubridores, y caballeros cubiertos, ilustrados, liberales, doceañistas, la Mano Negra, la sal tan blanca, Casas Viejas, Blas Infante, verde y blanca, Antonio Gala, Quintero, León, Quiroga, Muñoz Seca, Pemán, Villalón, Juan Belmonte, unas torrijitas, niña, no, mejor unos pestiñitos, ¿y por qué no unas bocas de la Isla? Orilla de América, islas del Guadalquivir donde se fueron los moros que no se quisieron ir, cómo se iban a ir. Y Sanlúcar, donde una Reina descubrió la mar y donde puedes hacer reina a la mujer que amas llevándola a descubrir el oro de los atardeceres, las gaviotas, el vino, ay, el vino, lo que se perdieron los moros no bebiendo vino, el Corán hablaba del vino, pero no decía nada del Málaga dulce, del moscatel, de la manzanilla, del fino, del montilla, de la mistela, nunca estuvieron tan limpios los manchados mostradores. Y murallas de alcazabas, Almerías de luna con sol a mares, a espuertas de cal de Morón, de cal de Arcos de la Frontera, olivares de plata, y bueyes de las arenas del Rocío, y los caballos de Jerez, y los jinetes de Córdoba por el llano de las vegas de naranjos, de almendros, de almazaras, de albéitares, de alféizares, de alhucemas, de albardones de mulas que van al río llevando un cante, una copla, una canción, penas y alegrías, esperanzas y quebrantos, la emigración, el paro, firmar con el dedo, sentimientos que atraviesa un Ave, que baña una Costa del Sol, que rodea un campo de golf, un hotel de cinco estrellas, Don Juan Tenorio, y Carmen, Fígaro, ópera, maestro, ópera flamenca, Lola, y Rosario y Antonio, que no es Don Antonio, que es el de Mairena, y que no es el Maestro de Maestros, que es el de Marchena, y el otro Don Antonio, Machado, y el otro Machado, Manolo, y la saeta que no es de ninguno, sino de Serrat ya, y tras el Cristo de los Gitanos, que no es un Cristo, sino un Nazareno, como El Gran Poder, como El Abuelo, como Nuestro Padre Jesús el Rico, como El Greñúo, viene la Macarena, y viene la Virgen de la Cabeza, y viene la Virgen de las Angustias, y viene la Virgen de la Cinta, y viene la Virgen del Rosario, porque por patrona tiene, que al Rocío no le llaman Almonte, sino relicario de la Virgen del Rocío, viva esa blanca paloma de Picasso, y Alberti le da arbejones en la arboleda perdida, y Antonio Ordóñez la lleva de la mano por los montes de Ronda para que no la haga cautiva un palomo ladrón que va con la partida del Tempranillo, de Seisdedos, de Queipo de Llano, con los garrochistas de Bailén y con las bombas que tiran los fanfarrones, mientras Trajano y Adriano se colocan en Roma de emperadores y aquí queda una Giralda, una Mezquita, una Alhambra, y un pueblo, sencillamente un pueblo, una patria, una nación, a la que, como de algún modo había que llamarla, le dio a la gente por decirle Andalucía.
-----

viernes, 14 de abril de 2017

CAMILLE GAUTHIER
Fabricante de duelas

-----

martes, 11 de abril de 2017

IRENE KUNG (Suiza,1958)
Fotógrafa

 
     Formada como pintora, esta artista ha posado su mirada a la fotografía. Estas imágenes, recogidas en el libro ‘Trees’ (árboles), remiten a los movimientos del pincel, en unos casos puntillosos y en otros más libres.
     La artista suiza presta oídos al sermón de los árboles con la reverencia de un fiel creyente. Más aún cuando sus interlocutores le hablan en soledad, siempre erguidos en su aislamiento. Es entonces cuando siente que la naturaleza la reclama con mayor intensidad. Cuando escucha en el silencio que reverbera su mensaje de verdad. De ahí esta serie de fotografías, Trees, que evoca una espesura ancestral y casi mágica, que no entiende de especies sino de formas y colores. Desnudos de todo aquello que no les es esencial, sus sujetos expresan ideas inmutables con el lenguaje de las emociones.


-----