miércoles, 21 de febrero de 2024

Zhang, Daqian 張大千, (1899-1983)
Eremita en el bosque

Hacia 1945,   Pintura (H. 217.4 x l. 82.8 cm)
Papier, Encre, Couleurs - Pigments
大千居士爰; 張爰之印; 大千; 大千豪髮; 大風堂
Don manuel : Guo, Youshou 郭有守, Docteur, M.C. 8710

Inscription et signature : 少有道氣,終興俗違。亂山喬木,碧苔芳暉。乙西七月初三日聞佞寇來降寫此快極。大千居士爰。
Sceaux du peintre : 1. 張爰之印 (白文)  2. 大千 (朱文)  3. 大千豪髪 (白文)  4. 大風堂 (朱文)
Traducción :

"En mi juventud, tuve el espíritu del Tao 
Finalmente, me retiré del mundo. 
En el caos de las montañas, [entre] los árboles altos, 
Del musgo verde, de perfumes y de la luz." 
 
El tercer día del séptimo mes del año Yiyou [1945], al escuchar que la rendición japonesa estaba cerca, mi alegría estaba en su apogeo. El ermitaño de Daqian, Yuan. 
Los versos que acompañan a esta pintura evocan una relación personal y directa con la naturaleza. Sin embargo, están tomados del poeta y crítico Sikong Tu 司空圖 (837-908) que vivió durante el período Tang. Asimismo, la composición de este paisaje es el resultado de una compleja reinterpretación de diferentes obras antiguas. La figura del solitario perdido entre los árboles y contemplando una cascada se deriva de un cuadro de Chen Hongshou del Museo de Cleveland. Sin embargo, el estilo pictórico de la obra de Chen Hongshou difiere radicalmente del de Zhang Daqian. En lugar de las parcelas angulares de las montañas del maestro Ming, Zhang Daqian utilizó un conjunto de ondas y puntos derivados de los modelos Song. En cuanto a la inspiración para los altos pinos con perfiles torturados, ausente en la obra de Chen Hongshu, es sin duda Wang Shen 王 詵 (c. 1048 - c. 1103) de la canción.

Lo hemos leído aquí: https://www.cernuschi.paris.fr/fr/collections/collections-chinoises/chine-moderne-et-contemporaine/ermite-dans-la-foret
-----

domingo, 18 de febrero de 2024

Pino/sabina

LA SABINA-PINERA DE FORMICHE ALTO, TERUEL

A la salida del segundo estrecho de la Hoz, en "el Prado del Buey", y en la ribera izquierda del río Mijares, se encuentra la sabina pinera de Formiche Alto, un dúo curioso formado por una sabina en cuyo tronco nació y crece un esbelto pino.
     Para llegar a este prado yo elegí salir en coche desde Formiche Alto hacia Castellar, pasamos junto a la entrada del camping "Casa de Fausto" y continuamos hasta el k4. Allí seguiremos por un camino a la izda. Una pista que va subiendo hasta el alto de una gran campa de la que salen tres caminos. Dejamos el coche y continuamos por el de la izda. en ligera subida. Una amplia panorámica podemos contemplar de esos montes. Al llegar a la parte superior seguimos por el camino hasta una señal que indica que continuemos por el barranco a nuestra derecha. Desembocaremos en el río Mijares por el que andamos aguas arriba hasta la zona de Los Estrechos, unos 200m. La Sabina Pinera queda a nuestra derecha.
Abremos recorrido dos km desde la campa. El grado de unión es tal que parecen un solo árbol, en un paraje abrupto y lleno de encanto... Creo que el acceso no es difícil aunque hay que contar con el caudal del río. Seguramente contactando con Casa Fausto nos proporcionen información.
     La explicación que hemos leído es que se debió a que un piñón cayó en el alto del tronco de la sabina, en el receptáculo que suelen formar sus ramas principales, que germinó y desarrollo sus raíces por el corazón del tronco de la misma, muchas veces hueco, hasta llegar a la tierra. La sabina ha perdido su rama central, espacio que ha aprovechado el pino.

La sabina tiene una edad estimada de 230 años y el pino alrededor de 60.


La leyenda de la Sabina Pinera contada en la página de Casa Fausto

"Erase un pino en lo alto del estrecho que se enamoró de la sabina que había en la ribera del río. El pino intentó que sus raíces crecieran mucho para poder llegar a acariciarla, pero la distancia y las impenetrables rocas del escarpado monte se lo impidieron.
     Sin desanimarse, el pino comenzó a desarrollar largas ramas para que el viento al rozarlas creara melodías para seducir a su amada.
     Al cabo de los años lo consiguió y la sabina al escucharlas también se enamoró del pino.  Una vez al día el sol proyectaba la sombra

 del pino sobre la sabina, y parecía que se se acariciaban.
     Pero no podían tener descendencia común, algo que ambos deseaban, así que la sabina con sus ramas centrales formó un receptáculo para intentar que quedara atrapado en las mismas algún piñón del pino.
     Al cabo de los años su deseo se cumplió al caer un pequeño y alado piñón, que germinó y la sabina cuidó y sigue cuidando maternalmente.
     El pino creció y, sobresaliendo entre las hojas de la sabina, logró ver al pino padre, el cual murió un crudo invierno al ser derribado por el peso de la nieve posada en las largas ramas que un día desarrolló para enamorar a la sabina."

Lo hemos leído aquí

  https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=151444840 
 
-----

jueves, 15 de febrero de 2024

 (Vídeo) El cedro de ocho troncos de Hōnai, un árbol gigante y tricentenario, Japón

Este impresionante cedro, hoy protegido, se encuentra en la ciudad de Yurihonjō, en el sur de la prefectura de Akita. (No he podido ubicarlo en el mapa)

 

     Los bosques naturales de cedro de la prefectura de Akita están entre los más bellos de Japón, junto con los de ciprés de Kiso y los de hiba de Aomori. La parte norte de la prefectura es la principal fuente de madera natural de cedro, obsequiada a Toyotomi Hideyoshi cuando construyó el castillo de Fushimi y popular en todo el país como un excelente material para la construcción. Por su tronco recto y sus densos anillos, el cedro ha sido apreciado por ofrecer madera de alta calidad desde el periodo Edo (1603-1868).
     En un bosque nacional de la ciudad de Yurihonjō, al sur de la prefectura, se alza un gigantesco cedro que sobresale por encima de los árboles circundantes. Conocido como “Hōnai no happon sugi” (el cedro de ocho troncos de Hōnai) por el antiguo nombre de la zona, es un símbolo del reino de los cedros de Akita. Fue designado monumento natural por el Gobierno de la prefectura en 1984. También es uno de “Los 100 gigantes del bosque” elegidos en el año 2000 por la Agencia de Silvicultura, que gestiona y explota los bosques nacionales.
     Se dice que su tronco se ramificaba antes en ocho partes, de ahí el nombre de “El cedro de ocho troncos”. Sin embargo, siete de ellos, incluido uno que se secó, ahora se separan a una altura de 3 metros sobre el suelo. No hay rastro de la existencia del octavo tronco, y algunos creen que originalmente eran siete, pero se le dio el nombre del ocho, porque se dice que este número atrae la prosperidad y la buena fortuna. El árbol mide 40 metros de altura y tiene una circunferencia de tronco de 11,5 metros. Entre los bosques nacionales, es el segundo cedro más grande después del “cedro de Jōmon” de Yakushima. El follaje sobre el tronco erguido forma una copa espectacular y se calcula que el árbol tiene más de 300 años.
     Los residentes locales lo han conservado cuidadosamente considerándolo como un árbol sagrado donde mora una deidad. En su base encontramos un pequeño santuario de piedra que sigue en pie desde que se construyó en el periodo Edo. La Agencia de Silvicultura ha designado media hectárea de los alrededores como bosque de comunidad vegetal de protección. Por regla general, no se lleva a cabo ningún tipo de mantenimiento o desarrollo artificial y la zona se conserva en su estado natural.
     Su selección como uno de “Los 100 gigantes del bosque” ha elevado su reputación y aumentado el número de turistas y excursionistas que lo visitan. A 10 minutos a pie hay un aparcamiento y un sendero que conduce a este monumento natural. Se han instalado varias señales de tráfico en las carreteras cercanas, con la leyenda “Camino de un árbol gigante antiguo y de la antigua carretera”, que hacen que la zona sea más accesible en coche.

Vídeo: Akita Cable Television (CNA)
Texto: Nippon.com

 

-----

lunes, 12 de febrero de 2024

FRANZ SCHUBERT (Austria, 1797-1828)
Der lindenbaum. (El tilo)

Dietrich Fischer-Dieskau: barítono,      Gerald Moore: piano     Texto: Wilhelm Muller. 

Esta quinta canción es la más popular del ciclo Viaje de invierno. El caminante pasa junto a un tilo que hay a las puertas de la ciudad, donde otras veces soñó y grabó palabras de amor en su corteza. El tilo, en la literatura romántica, frecuentemente simboliza el hogar y la seguridad. Ahora sus ramas lo llaman, invitándole a descansar entre ellas, lo que se toma como una insinuación de suicidio. Pasa de largo, sin dirigir la mirada atrás, en medio del viento helador, pero muchas horas después, y lejos del lugar, aún recuerda a las ramas: aquí encontrarás descanso

-----

viernes, 9 de febrero de 2024

Las higueras de Monserrat en Mallorca

NATALIA MARTÍNEZ, en "El Español"
El sabio de los higos que cultiva más de 1.400 variedades de todo el mundo en Mallorca

Desde su finca Son Mut Nou, en Llucmajor, Montserrat Pons i Boscana custodia un campo experimental de cultivo de la higuera a fin de contribuir al estudio y al conocimiento científico del árbol y su fruto

Documentos narran que los primeros higos se cultivaron 11.400 años antes de Cristo, en Irán (Mesopotamia). Hoy, 13.423 años más tarde, Montserrat Pons i Boscana (Llucmajor, 1953), cultiva más de 1.486 variedades procedentes de todo el mundo en su finca Son Mut Nou de Mallorca, con el afán de preservarlos.
     Más de 160 son de Mallorca un “paraíso donde todas las variedades del mundo viven mejor que en cualquiera de los otros países de los que proceden”. Las higueras “son mis hijas, mi patrimonio, el de nuestros antepasados”.
      Entre todas ellas, este mesías de los higos, conserva un injerto de La Higuera, la aldea boliviana donde Che Guevara fue fusilado, y su favorita es la variedad de La Reina, aunque elabora productos diferentes, casi con todas ellas: vino, café, chutney... y así hasta 21. Muchos de ellos intervienen en las propuestas de cocineros como Macarena de Castro o Andreu Genestra, quienes trabajan mano a mano con este farmacéutico de oficio y recolector de higos por pasión.

De Llucmajor al mundo

     De Irán, de Turquía, de Etiopía, de China, de Ucrania, de Portugal...Son 130 hectáreas por donde se reparten 3.200 higueras y 1486 las variedades que ha ido reuniendo Montserrat a lo largo de estos 28 años, aunque lleva más de 30 enganchado a la materia, "estudié farmacia, y mi asignatura siempre fue la botánica" cuenta el mallorquín.
     Son las 12:00 h de un caluroso sábado de agosto, las chicharras cantan tan alto que casi cuesta escuchar la voz de Monserrat, que, siguiendo el protocolo habitual, nos recibe como un visitante más para mostrar su finca y la labor que lleva a cabo en ella. "De Baleares tenemos 242 distintas, incluso de Cabrera" señala apuntando a unas higueras mientras conduce uno de los boogies que utiliza para moverse por la finca, a la derecha hay otras tantas higueras de 64 colecciones de todo el mundo.
     "Nuestro proyecto es el de recuperación de variedades en riesgo de extinción de todo el mundo. El corazón de todo esto es la recuperación, conservación y reproducción de todas las variedades de las islas Baleares, es lo prioritario. Pero también tenemos de países donde las condiciones no son las adecuadas y las mantenemos en plantel o en el campo" apunta Montserrat.
     "Los sumerios, hace 11.400 años antes de Cristo fueron los que dieron pie a la recolección y a la expansión de la higuera, los primeros que introdujeron el cultivo del higo dentro del mundo, en la antigua Mesopotamia". De todas las que se esparcieron desde entonces por el mundo, muchas que no estaban escritas, "en mi libro tengo precisamente variedades de las islas Baleares, descritas, recuperadas, nuevas y descubiertas. Hay muy poca información, algún reducto del año 1901, pero todo es información oral" cuenta Pons i Boscana, que ha impartido numerosas conferencias y publicado hasta ocho obras alrededor del universo de la higuera, incluida Los higos en las islas Baleares. Campo de experimentación de Son Mut (Llucmajor-Mallorca).
     Este último es el testamento de una enciclopedia viviente, fruto de su devoción por ellas. "Cuando hablo de higueras, hablo con el corazón. Es otra manera de entenderlas, no son higueras, son mis hijas, mi patrimonio, mi segunda familia, las he dado vida, las he criado. Es algo que no se puede dejar perder, un banco de germoplasma único en el mundo" manifiesta Montserrat, que cuenta con varios invernaderos con réplicas que le ayudan a su reproducción y a la conservación.
Una variedad ucraniana dentro de uno de los invernaderos
     Por las condiciones de su edafología y climáticas, sostiene que las higueras viven mejor en Mallorca que en sus países de origen. "Tengo higueras de China que son de segunda porque viven en terrenos volcánicos que aquí se convierten en higueras de primera. Todas las que he traído siempre han crecido de manera uniforme", comenta mientras muestra una higuera de seis meses del Lago de Garda.
     También conserva higueras célebres, como una que pertenecía a "Miguel Hernández, o a Antonio Machado. Higueras emblemáticas de todo el mundo. Tengo la higuera y una hija de la higuera donde cayó fusilado Che Guevara, un pequeño pueblecito de Bolivia llamado La Higuera. Aparte tengo una rúbrica del alcalde certificando que es la higuera donde murió por arma de fuego".
     Iraní blanco, iraní negro, de Siria, Líbano... todos sus higos son muy dulces". Si le preguntas a Monserrat por el mejor, "el mejor es el que más gusta". Pero si tuviera que decantarse por alguno, barre para casa, se queda con la variedad balear de La Reina, una higuera que tiene dos cosechas, comienza a dar brevas a finales de mayo, pero habrá que esperar a finales de verano para probar sus higos. "Muy precoces, precoces, de agosto, tardía y de invierno, cada estadio de maduración tiene su propia variedad selecta. Dependiendo de este estadio, será el dulzor del higo".
El higo, una joya que se debe mimar
Sus cuidados, aparte de mimo, pasan por una buena hidratación, "incorporamos un litro y medio de agua por maceta". Y agua es precisamente lo que no parece abundar, estamos en la zona más árida de la isla de Mallorca, pero en su día "esto era mar, era Sa Marina de Puig de Ros. El problema es que el cambio climático nos está dando una paliza, y las que vienen".
     Se trata de una experiencia y un oficio con el que "visualizar, observar, probar" y ahora arranca la mejor temporada para hacerlo, cuando muchos de los higos comienzan a madurar. Aunque dependiendo de la especie, cada uno tiene su ciclo. El de Pelo de buey que paramos a probar ya está listo. "Perdón por la palabra, pero esto es un orgasmo", "se come todo".
Uno de los cientos de higos que recoge Monserrat cuando acude a la finca
     Aunque los higos descansen, allí se trabaja todo el año, lo hace con la ayuda de Inmaculada, "una chica de Cádiz que tiene una lengua de fuego. Mi mano derecha, izquierda, y todo". Pero más allá de sus muros de piedraseca, poco respaldo encuentran. "Tenemos un concierto con la Consejería de Educación. Con las escuelas públicas de Baleares hacemos cursos de poda, de plantación, visitas guiadas... De mayo a septiembre se prioriza la recolección de higos, que nos sirve para mantenimiento del campo, porque no tenemos ninguna ayuda".
     Y mimar esas joyas requieren ayuda, mucha más de todo lo que consigue Montserrat con todas sus idas y venidas: "Conozco a los profesores de universidad de las diferentes convenciones del mundo. Desde California, a Francia... gente que encuentra financiación, que siendo una entidad pública es más fácil, a mí me cuesta sangre sudor lagrimas y dinero. Las ayudas no llegan". Colabora con la consejería para la divulgación, "en los conceptos de logística y comunicación me ayudan pero nada más allá. He hecho los proyectos sin financiación porque me la denegaron por deficiencia administrativa. Mi mayor respaldo son los chefs con los que trabajo"

Codorniz a la melaza de higo
Bocado de alta cocina

     Siguiendo el Camí de Sa Torre, a poco menos de 10 minutos de este paraíso de los higos se encuentra el hotel Zoëtry Mallorca, desde abril cuenta con un nuevo inquilino, el cocinero Andreu Genestra, quien ha trasladado su restaurante homónimo y sus estrellas Michelin (contaba con una estrella Michelin y una estrella verde Michelin en su anterior ubicación en Predi Son Jaumell Hotel Rural, en Capdepera) hasta esta nueva localización. Andreu visita con cierta frecuencia a Monserrat para recoger higos y algún que otro producto que luego lleva a su cocina. Con ellos elabora esta melaza de higos, que también forman parte del relleno del dumpling que son la estrella de un plato donde la codorniz es
 tan solo el acompañamiento.
     La cocinera Maca de Castro del estrella Michelin en Port D'Alcudia, con permiso del resto, es la favorita de Monserrat. Trabajar juntos les ha facilitado construir una relación bonita y estrecha, de productor a chef, que les ha llevado hasta el escenario de Alimentaria 2022 con su ponencia 'Cómeme el higo', donde reflexionaron sobre la transversalidad de la higuera para entender la historia del Mediterráneo. "La elasticidad de un producto, el higo, tan presente en nuestra dieta, pero tan poco protagonista".
     Ambos son clientes regulares de Monserrat, pero también ha hecho algún envío a la península a otros grandes restaurantes. "Enviamos café a Carme Ruscalleda y al Celler de Can Roca, pero ellos en lugar de usarlo para café elaboraron dulces con ello".

La despensa de Son Mut Nou

     Con los diferentes higos que recogen -los visitantes también tienen a su disposición cestas donde depositar los higos que cojan durante su recogido, y se cobran a 5 euros el kilo- Montserrat y la gente que trabaja en la finca elaboran hasta 21 tipos de productos diferentes. Desde cava, vino, cerveza, aguardiente café hasta mostaza, mermelada, chutney, higos secos o pan de higo, entre otras creaciones artesanales, todo a base de higo.         Tanto en higo seco como en confitura usamos variedades de las islas Baleares Peratjal y bordisal blanca, para el café usamos otras también de Baleares". El vino lo elaboran con un arrope de higo, "a veces sale más o menos azucarado dependiendo de la variedad. Con un queso o helado de vainilla va genial" apunta Monserrat y le sigue Inmaculada, "cuidado con tener un hombre al lado, que es afrodisíaco", bromeando detrás del mostrador.
Algunos de los productos que elaboran con los diferentes higos
     Aunque esto es solo "un complemento al proyecto", todos ellos se pueden adquirir en la pequeña tienda desde la que despachan a los visitantes, al igual que las diferentes obras que firma Pons i Boscana. Algunos otros acaban en las cocinas de conocidos chefs, como ocurre con el café que tanto gusta.

Un legado de millones de higos

     A sus 71 años, Monserrat parece tener carrete para rato, aunque lamenta que no haya tanta gente como le gustaría para recogerlo. Los visitantes, en su mayoría, son extranjeros, "a los mallorquines todavía les cuesta venir", y, aunque aún se ve con energía para llevarlo, le preocupa en qué manos quede su legado. "Tengo un hijo farmacéutico, un hijo ingeniero informático y una hija fisioterapeuta. En logística me ayudan, pero el trabajo de campo no lo aprecian. Mi ilusión es que todas estas higueras pasen al país de origen. Busco asociaciones o gente que entienda mi proyecto y el día de mañana siga cuidando las variedades más en riesgo de extinción".     
     De momento le dedica todo el tiempo que puede a esta que es su pasión. Los días que no trabaja en la farmacia de Llucmajor, acude al cuidado del campo y a atender las visitas (martes, jueves y sábados). El domingo "se lo dedico a mi mujer Hortensia", una bonita historia que acaba con nombre de flor.

Lo hemos leído aquí

-----

martes, 6 de febrero de 2024

Takahashi en Okayama, el cronista de Japón (103)

TAKAHASHI HIROSHI
El Daigozakura (prefectura de Okayama)


Especie: Edohigan (Cerasus spachiana var. spachiana forma ascendens), familia de las rosáceas, género Cerasus
Dirección: Bessho 2277, Maniwa-shi, Okayama-ken 719-3157
Perímetro del tronco: 7,6 m.
Altura: 18 m.
Edad: 700 años
Designado Monumento Natural Prefectural

Tamaño ★★★★    Vigor ★★★    Porte ★★★★    Calidad del ramaje ★★★
Majestuosidad  ★★★★★

Bessho, el lugar en que se yergue el Daigozakura, es una aldea de montaña situada entre Ochiai y Katsuyama, una zona con muchos atractivos naturales, como las colonias de katakuri (Erythronium japonicum) que cubren las montañas próximas o la cascada de Shiodaki, con una caída de 41 metros. En los alrededores hay, además, muchos cerezos sakura de renombre, siendo esta especie la que imprime carácter al poblado.
     El paraje se encuentra a unos 30 minutos en automóvil desde el centro de la localidad de Ochiai-chō. Ascendiendo por la larga cuesta que lleva hasta el poblado de Kichinenji aparecerá ante nuestros ojos una colina que parece moldeada ex profeso para servir de pedestal a este árbol. El Daigozakura se alza majestuoso en el mismo centro de la cima de la colina. El árbol entra en escena de una forma muy impactante, con esa figura tan magnífica de la que parece jactarse y el macizo montañoso de Chūgoku como telón de fondo. Es un ejemplar con una belleza y una fuerza que no desmerecen en nada el escenario en el que se halla, un edohigan gigante al que se coincide en atribuir una edad de 700 años, aunque los lugareños aumentan el cómputo hasta 1.000 y le llaman cariñosamente el “Gran Sakura”.
     El nombre Daigozakura tiene su origen en una tradición según la cual el emperador Godaigo (años finales del periodo Kamakura, 1185-1333), cuando se dirigía a su destierro en la isla de Oki, pasó por esta región y quedó prendado de este árbol. La leyenda corrió de boca en boca y la fama de que en las montañas de Okayama se erguía el “Daigozakura” se extendió por todo el país. El resultado es que cada año, cuando florece este árbol, el lugar se llena de visitantes.
     Suele ocurrir hacia el 10 de abril. Resulta admirable la forma en que los lugareños facilitan las cosas a los visitantes: hasta la estrecha carretera de montaña que conduce al lugar se hace para estas fechas de sentido único. Por la noche se activa la iluminación del árbol, que traslada al visitante a otra dimensión. Recomendamos la visita nocturna a quienes deseen disfrutar de un momento de tranquilidad y misterio.
     El Daigozakura se ha integrado perfectamente en la vida de los lugareños y actúa como dios protector del lugar. Parece que, más que acondicionar el luga
r para darle apariencia de parque, como se ha hecho en otros casos, se ha preferido conservar la naturaleza circundante tal como estaba. Podemos decir, sin duda, que es uno de los cerezos sakura más impresionantes de la mitad occidental del país.


Nº 103


-----

sábado, 3 de febrero de 2024

Un callejón en la Baja Sajonia, del narrador de historias

TOMÁS CASAL PITA
Un túnel de sombras

Esta foto corresponde a una “avenida” o “callejón” en el distrito de Verden, en Baja Sajonia (Alemania) entre Kirchlinteln y Kükenmoor y se extiende sobre un tramo de unos 500 metros de largo en el camino de cinco kilómetros que hay entre ambos lugares. Esta denominación de “avenida” o “callejón”, se emplea para las vías de tránsito que están bordeadas de árboles y son considerados bienes culturales valiosos, tanto por su valor paisajístico como por su valor biológico al conectar biotopos y servir a numerosas especies animales como hábitat, alimento y caldo de cultivo, incluidos insectos y murciélagos, estos especialmente protegidos.
     Desde hace unos años la Federación para el Medio Ambiente y la Conservación de la Naturaleza de Alemania (BUND) convoca anualmente un concurso nacional de fotografía para el "Callejón del año", concurso que fue ganado en 2015 por la primera de las fotografías que aquí se muestran (de Antje Hansen-Käding, escritora de literatura infantil), frente a otras 170 propuestas. Con esta convocatoria, BUND quiere llamar la atención por los atentados contra los árboles y la diversidad biológica de las avenidas en toda Alemania. 
     El jurado estimó que “La calle adoquinada bordeada de poderosos robles es un símbolo de que las avenidas son valiosos tesoros naturales y culturales, que atraviesa campos y pastos, siendo un ejemplo de las antiguas y hermosas avenidas de la Baja Sajonia rural". Según he podido ver, incluso algunos tramos quedan impracticables en el invierno, sumergidos por las crecidas del río.  
     La BUND destaca como cualidad especial de la “Avenida del año 2015” que “ los viejos robles que la bordean y que tienen alrededor de 100 años, son particularmente necesarios como hábitat para las especies más raras y amenazadas de los bosques alemanes, en su mayoría gestionados de forma intensiva, ya que no se pueden encontrar tales árboles. Las avenidas centenarias con todas sus estructuras como ramas muertas, hongos y formaciones de cuevas, son hábitats importantes. Los robles en particular sirven como hábitat para miles de animales, plantas y hongos desde la raíz hasta la copa. Alrededor de 400 especies de mariposas, por ejemplo, dependen directa o indirectamente del roble”.
      Hasta aquí los comentarios de esta organización, pero yo opino que debe haber un error de traducción y/o interpretación, puesto que siempre hablan de robles (Eichen) y a la vista de las fotos a mí me parecen álamos (Polpulus sp) que ellos denominan “Pappeln“.


-----

miércoles, 31 de enero de 2024

FERNÁN SILVA VALDÉS (Uruguay, 1887-1975)
El ombú

Arbol americano
que tienes mala sombra, según una leyenda;
que tienes sombra buena según la realidad.
Copudo, sombrío, verde, y casi siempre solo;
arriba, anidan los pájaros;
abajo, anidan los hombres.

Tú le das una rama para su nido;
tú le das un reparo para su rancho;
y ellos en cambio alegran tu tristeza
haciendo nacer en ti la madrugada;
la madrugada;
¡botón rosado de la flor del día!

Sobre tus raíces grandes y atormentadas
-el sombrero en la nuca y el barbijo en el labio-
se sentaron los rudos guitarreros
de manos varoniles y musicales
que hacían girar la rueda blanca y celeste
de los pericones nacionales.

Ombú,
padre de la poesía rioplatense,
el redondel de tu sombra
esta alfombrado de versos mayores;
el redondel de tu sombra
fue la "Tabla redonda" de los payadores.

De" Poemas nativos" 1925

-----

domingo, 28 de enero de 2024

Antiguos fármacos, la memoria del bosque

EUGENIO MONESMA (Huesca, 1952)
Aceite de chinibro


En el pueblo turolense de Nogueruelas, Juan Baselga todavía seguía en el año 1997 saliendo esporádicamente al monte a buscar la leña de los enebros para extraer su aceite. Con él se obtenía un remedio curativo, que desde la Sierra de Gúdar se llevaba a vender hasta el Pirineo.
-----

jueves, 25 de enero de 2024

El roble encadenado

El roble encadenado, Staffordshire, UK

Es un roble atado con cadenas cerca del pueblo de Alton, Staffordshire. El árbol, conocido como "El viejo roble", es el tema de una leyenda local que involucra al conde de Shrewsbury y una anciana mendiga.

La leyenda cuenta que a principios del siglo XIX en una noche de otoño, el Conde Earl de Shrewsbury regresaba a su casa en Alton Towers cuando una anciana apareció de repente en el camino. El carruaje se detuvo para no atropellarla. La anciana se acercó a la puerta y pidió una moneda. El conde la despidió con crueldad, por lo que la anciana lo maldijo diciendo: "Por cada rama del viejo roble que caiga, un miembro de tu familia, conde, morirá". El conde no le hizo caso y siguió su camino.
     Esa misma noche una violenta tormenta hizo que una rama del viejo roble se rompiera y cayera. Y esa misma noche, un miembro de la familia del conde repentina y misteriosamente murió.
     En ese momento el conde sí creyó firmemente en el poder de la maldición. Earl presa de la paranoia ordenó a sus sirvientes que encadenaran todas y cada una de las ramas del roble para evitar que otras ramas cayeran. Hasta el día de hoy, el viejo roble permanece encadenado.
     Incluso hoy, cuando te acercas al árbol a través del espeso bosque, hay un aire misterioso en este viejo y nudoso gigante. A solo unos metros de distancia, en Alton Towers, la leyenda es la inspiración para Hex, una atracción psicológica que pone los pelos de punta y que se desarrolla dentro del propio edificio de Alton Towers.

     Hay ligeras variaciones en la leyenda según diversas versiones, sin embargo, el núcleo sigue siendo el mismo. Una versión afirma que fue un anciano quien maldijo al conde, no una mujer. Una segunda versión dice que en lugar de que una tormenta derribara una rama, el hijo del conde estaba cabalgando al día siguiente y, al pasar junto al viejo roble, la mujer estaba parada debajo de una rama que cayó encima de él, tirándolo de su caballo y matándolo. La tercera versión de la historia, que fue inventada para la atracción del parque temático Hex – the Legend of the Towers en el parque temático Alton Towers, afirma que el Conde trajo la rama caída a su casa, donde realizó experimentos en su bóveda en un intento de romper la maldición.

         El 9 de abril de 2007 se cayó una de las ramas principales del árbol. La familia Talbot confirmó que nadie murió cuando cayó la rama. Desde entonces una parte considerable del roble encadenado se ha derrumbado. Se piensa que una de las cadenas, habiéndose convertido en parte integral de la estructura del árbol, se oxidó y provocó el colapso de la parte inferior del árbol.

-----

lunes, 22 de enero de 2024

El PATRIARCA DEL TEIDE y mas Cedros, Tenerife, Islas Canarias, España

Este Juniperus cedro es un árbol singular de la Macaronesia que crece a 2.300 metros de altitud, al que se le ha denominado el "Patriarca del Teide" y al que se le estima una edad de 1.100 años. Es un retorcido ejemplar conformado por dos troncos que, llenos de irregularidades y verrugas, van ascendiendo de forma helicoidal a medida que se separan. El aspecto general que ofrece, tortuoso y retorcido, prueba las duras condiciones climatológicas a las que está sometido.

Altura: 4,40 metros
Superficie de proyección de copa 42 m2
Perímetro tronco a 1,30 m. : 2,96 m
Género: femenino.

 27.01.2022, nos informa en este artículo... 

Un nuevo estudio biológico ha determinado que este cedro canario, Juniperus cedrus, situado en el Parque Nacional del Teide, es el árbol más viejo de la Unión Europea. Gracias a la técnica de radiocarbono se ha obtenido una datación de 1.481 años de edad.
     Así lo indica una investigación realizada por expertos del Instituto Universitario de Gestión Forestal Sostenible de la Universidad de Valladolid (iuFOR), la Universidad Rey Juan Carlos y el Parque Nacional del Teide y publicada en la revista científica 'Ecology' de la Ecological Society of America.
      Con la reciente datación, este ejemplar de cedro es 400 años más viejo que el árbol que hasta ahora se consideraba como el más antiguo de Europa, un pino de Grecia apodado como 'Adonis'.
     “Hace ... años, en 2019, el Parque Nacional del Teide identificó un ejemplar conocido como el 'Patriarca' como el árbol más antiguo del espacio natural protegido. Sin embargo, este nuevo estudio corrobora que existen ejemplares aún más viejos”, ha indicado la consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo, Isabel García.
     Añade que este espacio volcánico "es un gran laboratorio científico en constante funcionamiento y, prueba de ello, es este importante análisis ahonda en la presencia de los cedros canarios en las cumbres de la isla en un tiempo en que la vegetación pudo haber sido muy diferente a la actual", ha destacado García.

Un lugar de difícil acceso

     El acceso a estas poblaciones de Juniperus cedrus, especie nativa de Canarias, es bastante difícil porque están encaramados a roquedos volcánicos solo accesibles con técnicas avanzadas de escalada, un reto que los científicos han logrado superar gracias a la colaboración de escaladores locales, expertos en trabajos de conservación en zonas acantiladas y coautores del trabajo.
     Los investigadores han comprobado, tras realizar la datación por radiocarbono, que varios de los ejemplares estudiados sobrepasaban los 1.000 años. “Varios de los árboles que hemos encontrado sobrepasan holgadamente los 1.000 años y solo hemos mirado una pequeña parte de lo que hay, lo que nos hace pensar que apenas estamos arañando la superficie de lo que podría ser uno de los reductos más importantes de árboles viejos del planeta”, ha apuntado Gabriel Sangüesa, investigador Juan de la Cierva en el Campus de la Universidad de Valladolid en Soria y primer autor del trabajo.
     Estos árboles ancianos han sido capaces de superar cinco erupciones volcánicas en los últimos 500 años, continuas caídas de rocas y desarrollarse en un clima árido y frío, sin apenas suelo.
     "Los árboles prosperan mucho mejor en el llano pero, para persistir, han tenido que refugiarse en los cortados, ya que la acción del hombre ha sido mucho más devastadora que los volcanes", ha afirmado José Miguel Olano, también investigador de la Universidad de Valladolid en Soria y coautor del trabajo.

Fuentes de vida
     Estos árboles no son solo viejos, sino que, además, junto a las medidas de conservación y protección derivadas de la creación del Parque Nacional, están recolonizando los llanos de los que fueron expulsados.
     “El fruto de los cedros se dispersa por la acción de aves, por lo que los ejemplares que sobrevivieron en las zonas más abruptas están permitiendo recuperar los antiguos bosques de cedros del parque”, ha explicado José Luis Martín Esquivel, coautor del trabajo y biólogo conservador del Parque Nacional del Teide.
 
Esta última parte la hemos leído aquí
 
En este enlace encontraréis la descripción del sendero que conduce al Patriarca desde la carretera al Teide, en la parada de Las Minas de San José

Número 47 de Tenerife
  
-----

viernes, 19 de enero de 2024

ANTONIO AGUDO, en COPE, feb21
El pino "Galapán", el señor de la Sierra de Segura, cumple más de 4 siglos

Este pino preside, con 40 metros de altura y 400 años, una de las laderas del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas
 


El parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas se extiende por las tres serranías del mismo nombre al este de la provincia de Jaén por más de 200.000 hectáreas. Se trata de una zona de bosques y espesuras madereras que le dieron, en tiempos pretéritos, la denominación de Provincia Marítima a Jaén. De su masa forestal salieron las maderas que se convirtieron en buques de la Armada Española. Troncos que bajaban los almadieros río Guadalquivir abajo para ser convertidos en las herramientas del poderío marítimo del Imperio Español. Centenarios árboles fueron talados para convertirse en mástiles y soportar el velamen desde el palo mayor al de mesana con el empuje de los vientos oceánicos.
     Uno de los árboles supervivientes al hacha y a la necesidad naviera fue este ejemplar de pino laricio, “Galapán” que fue bautizado con ese apelativo por los lugareños “por ser tan espigado y buen mozo” mientras que otras versiones aseguran que el mote le viene por dar sombra a la guarida de un ladrón también conocido como “Galapán”. Bandido que escondía sus botines en una cueva en la que se hunden las añosas raíces de este enorme árbol. Sea como fuera Galapán sobrevivió a la voraz demanda de madera y alcanza una altura de casi 40 metros, un tronco de más de 10 metros de perímetro y una edad, se calcula, en más de 400 años.


Este enorme pino es muy popular en el Parque Natural y la ruta que pasa por su pie se llama del mismos modo: “Ruta Galapán” y que en la guía de la Junta de Andalucía se describe de esta manera: el entorno se sitúa a casi 1.600 metros de altitud y discurre junto al arroyo de la Fuenfría, junto al que se observa un denso pinar con ejemplares esbeltos que se han desarrollado buscando los rayos del sol, y entre ellos el pino descrito que es el que más destaca. Dispersos en la masa se identifica algún abeto (Abies alba), que también se intercala con cipreses en la linde del camino. Los arbustos que aparecen son el majuelo, el herguen, el rosal y la retama.
     El pino Galapán es un autentico tesoro viviente y está catalogado como uno de los gigantes de los bosques españoles y el emblema de la Sierra de Segura. Si quieres visitarlo sigue estas indicaciones:
     Desde Santiago de la Espada hay que seguir la carretera A-317 en dirección a La Matea, y atravesando esta localidad continuar hasta la aldea de Don Domingo. Una vez allí hay que coger una pista forestal en perfecto estado, señalizada para senderismo como GR 144. Esta pista se dirige hacia Rambla Seca y los Campos de Hernán Perea. Al pasar un puente encontrarás un primer cruce donde, a la derecha, está indicada la ruta hasta el Pino Galapán. A 2,6 km de este cruce lo encontrarás en el margen derecho del camino.

Lo hemos leído aquí

-----
 

martes, 16 de enero de 2024

CRUZ AGUILAR, en "Diario de Teruel"
El árbol de la vida, en Guadialaviar, Teruel

     Además de los trabajos presentados el sábado, también se han desarrollado otras iniciativas artísticas, como la investigación Cartografía de la vida cotidiana o el mural de Joseba Muruzábal. A todas estas creaciones se sumará una instalación en piedra seca proyectada por Lucía Loren en Fuente Félix.
     Los actos se iniciaron junto al Árbol de la vida que, a pocos metros de la plaza del pueblo, ha plantado Eloy Moreno, el ceramista de Albarracín. El alfarero ha elaborado, a partir de las huellas de todos los habitantes de Guadalaviar, una obra de arte en la que el tronco lo sujetan las manos de los vecinos de mayor edad y las hojas las forman las manos de los niños. “Todavía falta por añadir una rama, que la haré en junio cuando vengan los trashumantes”, explica el autor. A todas ellas se sumarán las de los habitantes de Guadalaviar que nazcan o lleguen en un futuro ya que, como apuntó el director de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Nacho Escuín, “el árbol se irá regenerando y haciendo mayor, llenando toda la fachada, con todos los que dejarán sus huellas”.
     La convivencia entre vecinos y artistas, desarrollada a lo largo del último año, ha sido beneficiosa para ambos puesto que los creadores han sabido hacerse su hueco y, de forma paulatina, jóvenes y mayores se han abierto a contarles sus experiencias. “Se han acercado desde el respeto, no los hemos visto como unos invasores y eso que nos preguntaban cosas muy personales”, reconocía Humi Martínez, que fue una de las vecinas que colaboró en el desarrollo de Naturalizarte.
     El director de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Nacho Escuín, comentó durante el acto inaugural del festival que Guadalaviar tiene un “espacio libre absoluto” que resulta “ideal para la creación”. Concretó que el objetivo que persiguen es “luchar contra la despoblación a través de proyectos culturales” y “fomentar la igualdad de posibilidades entre todas las personas, independientemente del lugar donde vivan”. Por eso, anunció que van a mantener este año la aportación de 10.000 euros para dar continuidad a las becas de Guadalaviar, y, con ellas, al proyecto Naturalizarte.
     En este sentido, el alcalde, Rufo Soriano, especificó que también la Sierra de Albarracín se había comprometido a mantener la aportación y señaló que han solicitado a la Fundación Daniel y Nina Carasso que lo respalde, aunque de momento no está clara su continuidad.
     El responsable municipal señaló que este tipo de iniciativas no son la solución definitiva para la sangría demográfica pero sí ayudan a atraer población y a generar riqueza para los que viven en Guadalaviar porque utilizan casas rurales y establecimientos hoteleros. Además, el resultado “es positivo, visible y permanece” en el tiempo, concluyó haciendo referencia a los murales e instalaciones creativas que ahora dan colorido a varios rincones de la localidades. También el vicepresidente de la Comarca Sierra de Albarracín, Javier Dalda, destacó la relevancia que tiene el dinamismo cultural para fijar población en el territorio.
     Fran Quiroga, que es el coordinador del proyecto Naturalizarte, destacó el trabajo conjunto de entidades públicas y privadas para sacar adelante la iniciativa. A su juicio, Naturalizarte ha situado “la realidad rural en el debate del arte contemporáneo” y ha permitido mostrar “otras formas de ver el mundo” a los creadores. Quiroga subrayó no solo la gran calidad de las obras realizadas, sino también el cariño con el que se han llevado a cabo.

El tiempo cunde más

     Javier Martínez, vecino de Guadalaviar y cuyas ideas fueron el germen del proyecto, abogó por la calidad de vida que aporta el medio rural donde “una mañana cunde como una semana en Zaragoza”, motivo por el cual planteó la necesidad de “naturalizarse” y regresar a los
 pueblos.
     Durante la tarde también se presentó la exposición fotográfica de Edu Marco, especialista en arte, paisaje y territorio, cuyo objetivo ha captado “la relación de los vecinos con el entorno”. La poeta Lara Dopazo deleitó a los asistentes con un texto sobre la vuelta del mar a la montaña creado específicamente para Guadalaviar y también con los versos de las poetas aragonesas Sandra Lario, Pilar Peres y Marta Fuembuena. Además, se proyectó la película Carretera hacia el silencio de Íñigo Salaberria y el corto Gouache de Pedro A. Pérez y Pablo David Soriano. Los actos del sábado finalizaron con una queimada gallega en la plaza y el domingo Edu Comelles ofreció el concierto Aquí llega el invierno en la iglesia.

Lo hemos leído aquí 

-----