sábado, 1 de septiembre de 2018


GEMA ABRIL
Don Tarayón de los Bajos, Roquetas, Almería

Esta foto del Taray de Roquetas ya es pasado (bueno, como todas las fotos). En agosto de 2018 fue agredido y luego el ayuntamiento, al tratar de arreglarlo, parece, no estuvieron afortunados.
¡Qué buenos son los buenos técnicos!


DON TARAYÓN DE LOS BAJOS

Otro cuento contaban
los salineros a quienes les escuchaban,
y era sobre un taray
que por los caminos andaba
trovando y cantando
las bondades de su hogar:
la Algaida.

De joven había partido
para recorrer tierras lejanas.
«Buscaré otra casa,
otra familia,
otra patria será mi estancia»,
muy seguro aseguraba.

De profesión, trovador,
por vestido, su madera,
por manos, sus ramas,
sus raíces por piernas
y por boca unos pajarillos
que en su copa habitaban.

Muchos tarays le seguían,
escuchando sus cuentos y sus algaradas.
Una legión de arbolillos,
recorriendo medio mundo,
detrás de un taray sin morada.

Pero nuestro taray envejecía,
Don Tarayón ya le decían,
y su tierra natal
de menos echaba.
«Otros hogares habrá,
pero ninguno como mi Algaida»,
se lamentaba.

Así que Don Tarayón
se volvió a su Algaida
y por sentarse en la playa
que de 'Los Bajos' llaman,
'Don Tarayón de los Bajos'
los que por allí andaban
lo intitulaban.

«Desde aquí saludo a los barcos
que de lejos pasan
y sombra doy
a quienes bajo mí se relajan.
Y, sobre todo, veo bajo el mar
una pradera de Posidonia preciosa,
la República de las Algas»,
Don Tarayón afirmaba.

Una señora anciana,
que como una niña la historia escuchaba,
preguntó al salinero:
«¿Quiénes son, mi querido salinero,
esas algas bajo las aguas?
¿Quién habita esa república
de la que me hablas?»

«Otro día te hablaré», le decía el salinero,
«te hablaré de la República de las Algas,
donde habitan las posidonias
y sus legadas, una de la mar pradera,
otra de la orilla dorada».
-----

No hay comentarios: