lunes, 14 de enero de 2013

LA FUERZA DE LA PALMERA
Cuento del Magreb

      Había una vez un hombre malvado llamado Ben Sadok que tenía un carácter tan violento que no podía ver nada sano, ni bonito, sin estropearlo. Llegó a orillas de un oasis. La visión de una joven palmera que crecía con energía hirió los ojos de Ben Sadok. Entonces tomó una pesada piedra y la puso encima de la corona de la palmera y continuó su camino.
      La joven palmera se sacudió y se inclinó intentando deshacerse de la pesada carga. Por más que empujaba sus fuerzas no eran suficientes para deshacerse de la pesada piedra. Era demasiado peso para la joven palmera.
     Conforme pasaba el tiempo la joven palmera arañó el suelo, excavó y con mucho esfuerzo se mantuvo en pie a pesar de la pesada carga. Como no podía estirar sus ramas, fue hundiendo y hundiendo sus raíces tan profundamente que encontró las vetas de agua más escondidas del oasis. Esas profundas y frescas aguas la alimentaron y la fortalecieron, dándole tanta energía que fue empujando la piedra tan alto, que ningún otro árbol le pudo hacer sombra. El agua de las profundidades y el sol del desierto convirtieron a la joven palmera en la reina del desierto.
     Al cabo de unos años volvió el malvado Ben Sadok al oasis. Quiso ver el árbol enfermo que, él pensaba, había estropeado. Buscó sin éxito.
     Entonces la orgullosa palmera bajó su corona, le enseñó la piedra y le dijo: “Ben Sadok, tengo que darte las gracias porque tu carga me ha hecho más fuerte.”

---Fin---

2 comentarios:

José Luis Sáez Sáez dijo...

Por si fuera interesante o útil para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
http://plantararboles.blogspot.com
Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

Salud,
José Luis Sáez Sáez

Juan Echegoyen dijo...

Gracias, lo iremos siguiendo... "el hombre que sembraba árboles..."