viernes, 18 de septiembre de 2009

RICARDO CODORNÍU - Sierra Espuña

RICARDO CODORNÍU Y STÁRICO (Cartagena, 1846-1923)
"El apóstol del árbol" y Sierra Espuña


Hace unos años ojeando un número de la revista "MUY INTERESANTE" vi dos fotos de un mismo lugar de Sierra Espuña (Murcia) y me quedé impactado. Habían sido obtenidas con cien años de diferencia. El contraste de vegetación entre ambas no dejaba dudas de lo afortunada que había sido la intervención del hombre, en este caso de D. Ricardo Codorníu y su equipo. Ellos habían sido los artífices de tal actuación. Hoy podemos ver su obra y podemos decirnos afortunados al poder disfrutar de ese entorno.






Fotografías: Dirección General del Medio Natural, Manuel Balsalobre, Cati Carrillo, Ambiental SL., Jesús Buendía



La región del mediterránea sufre inundaciones periódicas y una de las causas es la extrema explotación forestal de los montes de esta cuenca. En 1879 se produce otra gran inundación, la de Santa Teresa, que dejó 761 muertos, la pérdida de 22.000 animales y cuantiosos daños. Estos últimos desastres actuaron como detonante para corregir la situación. En 1881 se inicia una tímida repoblación de 28 hectáreas.
D. Ricardo Codorníu visita la zona en 1889 y contempla el desolador paisaje. Junto a los ingenieros D. José Musso y D. Juan Angel de Madariaga se ponen al frente del trabajo de decenas de obreros para construir cientos de muretes, diques, sendas, caminos y viveros, con el fin de cubrir 5.000 ha. de bosque y matorral. La repoblación forestal y la protección que le brinda la ley desde 1917, hacen que podamos contemplar este ejemplar y esperanzador resultado. Hoy la ley protege 17.804 ha. que incluye el Barranco de Gebas como Espacio Asociado.
¿Os imaginais colinas, collados y montes cubiertos de vegetación? ¿Por qué no lo hacemos?


D. Ricardo esbribe en la Revista de Montes, nº 8
61 de 1912, el artículo
"El árbol, protector del turismo"


... "Esa protección y defensa que se solicita para paisajes y árboles, es en alto grado legítima. Se procura que no salgan de España estatuas, cuadros de afamados artistas y objetos de interés histórico, invirtiendo la nación en adquirirlos sumas crecidas, y se protesta airadamente contra los que procuran su enajenación, aun cuando se trate de dedicar la cantidad recibid

a a empresas tan laudables como son la instrucción y la beneficencia, ofreciendo doloroso contraste la indiferencia con que vemos destruir la bellezas naturales, que al propio tiempo son riquezas, cuya ruina hubiera podido evitarse sin indemnización alguna o a muy poca costa. Téngase en cuenta que en esta materia crear es muy costoso y en ocasiones imposible, y conservar, muy barato, y hasta en la mayor parte de las ocasiones, sin hacer mas que conservar, crece el valor y la belleza de la obra."...
-----

1 comentario:

Pablo Ruzafa Segura dijo...

Yo he estado en Sierra Espuña y es una pasada ver como podria ser nuestra seca tierra con un poco de esmero de cada uno de nosotros. Un abrazo de Pau desde tierras Rumanas.