martes, 9 de junio de 2009

VICENTE BLASCO IBÁÑEZ - De "La vuelta el mundo..."

VICENTE BLASCO IBÁÑEZ (1867-1928)
De "La vuelta al mundo de un novelista"


Una de las primeras mañanas del otoño de 1923. Es­toy sentado en un banco de mi jardín de Mentón.
Árbo­les, estanques, arbustos floridos, pájaros y peces, parecen esta mañana completamente distintos a los que veo dia­riamente.
Algo sobrenatural anima cuanto me rodea, como si durante la noche se hubiesen trastornado los ritmos y los valores de la vida. El jardín me habla. Esto no es extraor­dinario.
(…)Balancean los túneles de rosales sus flores recién abier­tas por la primavera otoñal. Pájaros de todas clases sostienen una lucha sonora de gorjeos flautines en las alturas de la arboleda, oasis aéreo que les sirve de refugio contra los aguiluchos y gavilanes diurnos o las aves de presa de la noche, ocultas en la vecina muralla, roja y gigantesca, de los Alpes Marítimos. Los peces colean in­quietos en el agua cargada de sol, como si persiguiesen a sus mismas sombras que se deslizan por el fondo verdín de estanques y fuentes. Cantan los surtidores al desgranar en el aire sus sartas de blandas perlas. Los abani­cos verdes de plátanos y palmeras dejan caer las últimas
lágrimas del rocío matinal. Y toda esta naturaleza cándi­da, fresca y pueril como la luz rosada de la aurora, me pregunta a coro:
-¿Por qué te vas?... ¿Es que te encuentras mal entre nosotros?...
Vuelvo mis ojos por toda respuesta hacia el mar violeta, que tiembla bajo los flechazos del sol más allá de la columnata de árboles.
Todo lo que me rodea sigue hablándome con lenguas aéreas, vegetales o acuáticas. Cada uno dice algo diferen­te, pero sus voces se confunden y unifican en la misma dirección, como los diversos temas de una sinfonía.-Quédate –dice la orquesta murmurante del jardín- vas a perder nuestras flores y nuestros frutos, los dulces atardeceres del otoño, la compañía serena y luminosa de los libros. El plátano tropical, que sólo fructifica en con­tados lugares de Europa, descuelga para ti, en este rincón soleado, entre el mar y la montaña sus pesados racimos. Si te alejas, otro comerá los encorvados frutos, ahora verdes y luego dorados, que lentamente van cociendo bajo el fuego solar su pulpa de miel.
“Ya se hinchan los capullos en las filas de camelias, no pudiendo contener el estallido de sus colores luminosos. Pronto se abrirán, dando paso a sus flores sin perfume, pero deslumbradoras de bella majestad, como diosas que nunca sonrieron. Y tú no verás esta milagrosa floración, preparada durante el resto del año como una apoteosis teatral...
-----

No hay comentarios: