sábado, 14 de febrero de 2015

ARTURO ESTEVE COMES
Soneto a un olivo helado en el duro invierno de 1956

Olivo entre peñascos de la sierra,
al que un invierno cruel heló tus ramas,
dejándote desnudo, entre retamas,
en campo pedregoso, horro de tierra.

Herido de muerte en esa fría guerra,
quiso Atena,* cuya poder proclamas,
mantener para siempre, en pie, tus famas,
con el valor que tu virtud** encierra.

Cincuenta años tus brazos han estado
clamando a un cielo que les dio la vida,
y que luego, inclemente, la ha quitado.

Hoy, primavera en zueca verdecida,
podemos verte, el soplo renovado,
con tu rama apuntando florecida.

*Palas Atenea, también era conocida como Atena/Ἀθήνη (no teta). El origen de este nombre le viene al haber nacido adulta, del cerebro de su padre Zeus, y no haber tomado nunca el pecho materno.
**Virtud, en el sentido de eficacia, fuerza y poder.



Comentario:
Olivo silvestre situado en la Masía Vidal - Partida Mas de Paulo - CULLA (Castellón). Ribera derecha de la Rambla Carbonera. Piedemonte oriental de la Sierra Esparraguera.
Este olivo silvestre (acebuche), formado por dos troncos de 4,76 y 3,15 metros de perímetro, sobre peana de 12,10 metros, se heló en el duro invierno de 1956, junto con otros miles de olivos, algarrobos, almendros, etc.
Sus dueños, D. Julio y Dª Gertrudis, siempre lo tuvieron como un árbol de jardín. Para ellos era, no el acebuche citado en la Biblia con el nombre de agrielaios/ἀγριέλαιος (el olivo silvestre o el olivo amargo), sino como un verdadero kalielaios/καλλιέλαιος (el buen olivo o el hermoso olivo cultivado del huerto) y fue tal su disgusto, que nunca quisieron aprovechar sus despojos. Lo conservaron seco, tal como la naturaleza lo había dejado, y como el devenir del tiempo lo iba modelando: una ramita rota, un trozo de corteza desprendido.
Hace unos pocos años, (2001-2002) el olivo rebrotó de su tocón (soca) como un verdadero “Ave Fénix” de nuestros tiempos. ¡Después de casi cincuenta años de hibernación! ¡Sorprendente milagro de una naturaleza, que nunca dejará de asombrarnos!
La solidez de la madera del acebuche ha hecho que, a lo largo de los años, el árbol no se haya visto afectado por los insectos (termitas, polillas) y, pese a no haber sufrido ningún tratamiento, los troncos, aunque resecos, se han mantenido en perfecto estado de conservación.

Esta circunstancia me trae a la memoria aquellos refranes que dicen:
- Al acebuche no hay quien le luche.
- Al acebuche no hay palo que le luche, más que la encina, que es su madrina.
- Al acebuche no hay palo que le luche, sino el moral, que le hace rabiar.
- Contra el acebuche no hay madera que luche, sino solo la encina, que le echó la pata encima.
- Lanza de acebuche, lanza de arrechuche.
Y quizás aquel otro, un tanto machista, propio de épocas ya felizmente superadas, y que dice así:
- Con manteca de acebuche, la más agria se hace dulce. El dueño seleccionó tres de sus renuevos, ahora pequeños arbolillos, entre cuatro y seis centímetros de perímetro, que parecen insignificantes ante la majestuosidad del árbol original.

SITUACIÓN GEOGRÁFICA
- Provincia: Castellón
- Comarca: Alto Maestrazgo de Santa María de Montesa
- Término municipal: Culla
- Partida o paraje: Mas de Paulo
- Coordenadas: U.T.M. 30TYK499616
- Fecha: 15 octubre 2011

CLASIFICACIÓN
- Especie: Olea europaea var. Sylvestris
- Nombre común: Acebuche, oleastro, olivo silvestre
- Nombre local: Ullastre

DASOMETRÍA
- Altura del árbol: 2,30 metros
- Altura de los troncos: 2,30 metros
- Perímetro total del árbol a 1,30 metros: 7,91 metros
- Perímetro tronco uno a 1,30 metros: 3,15 metros
- Perímetro tronco dos a 1,30 metros: 4,76 metros
- Perímetro proyección de la copa: estimada en 35 metros
- Edad : entre 800 y 1 000 años

ENTORNO
Piedemonte de la sierra Esparraguera. Margen derecha de la rambla Carbonera. Zona de alta aridez cubierta de extensos lanchones de piedra calcárea.
- Vegetación del entorno: Junipero thuriferae; Querceto rotundifoliae sigmetum; Ceratonia siliqua; Retama sphaerocarpa; Chamaerops humilis; Cistus ladanifer; Satureja innota, montana e intricata; Thymus vulgaris; Rosmarinus officinalis; Matricaria chamomilla, etc.

SINGULARIDAD
El olivo (acebuche), en su estado original, era un ejemplar extraordinario, digno de catalogación como árbol singular. A ello debemos añadir que creció en estado silvestre, en terreno árido, entre lanchones de piedra y falto de tierra vegetal.
La dura helada de 1956, y la decisión de los dueños de conservarlo tal como la naturaleza lo había dejado, hizo de él un icono de respeto y amor por la naturaleza.
Pero el milagro surge al rebrotar, después de cincuenta años en estado de hibernación. Se le puede considerar como un verdadero “Ave Fenix” vegetal de nuestros campos y de nuestros tiempos.
Y decimos milagro porque ha sido necesario que se conjugaran dos rarísimas circunstancias: Primero, que después de tantos años el tocón se mantuviera vivo, y segunda que la familia Celades tuviera esa profunda sensibilidad por la naturaleza, por su entorno y por su olivo. Podemos considerarlo como un caso único, digno de figurar en el Libro Guinness de los records.

Ficha y documentación: Arturo Esteve Comes en Olearum
-----

No hay comentarios: