lunes, 28 de marzo de 2016

MARIO BENEDETTI (Uruguay, 1920-2009)
JOAN MANUEL SERRAT (Barcelona, 1943)
De árbol a árbol


Seguro que los diarios
no lo preguntarán
¿los árboles serán
acaso solidarios?

¿Digamos el olivo de Jaén
con el terco quebracho de Entre Ríos?
¿O el triste sauce de Tacuarembó
con el castaño de Campos Elíseos?

¿Qué se revelarán de árbol a árbol?
¿Desde Westfalia avisará la encina
al demacrado alerce del Tirol
que administre mejor su trementina?

Seguro que los diarios
no lo preguntarán
¿los árboles serán
acaso solidarios?

¿Se sentirá el ombú en su pampa húmeda
un hermano de la ceiba antillana?
¿Los de ese bosque y los de aquel jardín
permutarán insectos y hojarasca?

¿Se dirán copa a copa que aquel muérdago
otrora tan sagrado entre los galos
usaba chupadores de corteza
como el menos cordial de los parásitos?

¿Sabrán por fin los cedros libaneses
que su voraz y sádico enemigo
no es el ébano gris de Camerún
ni el arrayán bastardo ni el morisco

ni la palma lineal de Camagüey
sino las hachas de los leñadores
la sierra de las grandes madereras
el rayo como látigo en la noche?

-----

jueves, 24 de marzo de 2016

DRONES PARA BOSQUES
De Ecología Verde



Los drones son un invento revolucionario, y solo acaban de nacer. Como es sabido, su utilidad resulta asombrosa en muchos ámbitos, incluyendo sus aplicaciones verdes (...)
     Ayudar a frenar la deforestación es una de ellas, tanto en la prevención y detección de incendios. Además, tienen increíbles aplicaciones en la agricultura, -si bien sus resultados no siempre son eco-amigables- y, por lo que nos parece, también pueden darnos grandes alegrías en lo que respecta a la silvicultura, la disciplina que se ocupa del cuidado y explotación de los bosques.
     En este caso, se trata de una ambiciosísima apuesta por su cuidado y reforestación, aprovechando la capacidad de los drones para servir como plantadores de árboles a gran escala. Y es que el proyecto de Lauren Fletcher, ingeniero de la Universidad de Oxford, y su equipo no se anda con chiquitas y, según hemos sabido esta semana, pretende plantar más de mil millones de árboles cada año con unos drones diseñados específicamente para esta función.



Acabar con la deforestación en el planeta El objetivo es acabar con la deforestación a pasos agigantados, y hacerlo de una manera práctica e innovadora, aplicando una gran solución a un mal no menor, siguiendo el consejo de la popular frase que aconseja solucionar grandes males, con grandes remedios.
     ¿Pero, cómo lo harán? Lauren Fletcher, extrabajador de la NASA y líder del proyecto apunta bien alto. Asegura que no descansará hasta reforestar el planeta. ¿Una locura, utopía pura y dura? No lo parece, eso sí, siempre y cuando su plan resulte…
     ¿Sus armas? Una fe en sí mismo a prueba de bomba y un ejército de drones capaz de sembrar hasta 36.000 semillas cada día. ¿Sus principales bazas? Alcanzar zonas inaccesibles (escarpadas, etc.) gracias a las características de los drones, pequeñas aeronaves sin tripulación que sobrevuelan y actúan allí donde se les ordene.
     En cuando al modus operandi, cuando el dron sobrevuela una determinada zona deforestada se le dirige a aquellos puntos más idóneos para dejar las semillas. Para ello el dron se conduce automáticamente siguiendo una serie de indicaciones que resultan de la aplicación de un programa que analiza datos cartográficos en 3D.
     Es así como se decide dónde plantar las semillas, disparadas finalmente mediante una lanzadera de aire comprimido, lo que a su vez supone un riesgo de que muchas de ellas no germinen, si bien finalmente se prevé que las cuentas salgan.
     La velocidad y automatización del proceso, así como el bajo coste son otras grandes ventajas que le hacen ser optimista y, según sus planes, en unas pocas décadas lo que antes era erial podría convertirse en arboleda, en zonas de nuevo llenas de vida. 

Más de mil millones de árboles por año
El proyecto de Fletcher se ha marcado el objetivo de plantar la friolera de mil millones de árboles por año. Un número increíble que parece exagerado, pero puesta en contexto, es decir, teniendo en cuenta la velocidad a la que decrece la masa forestal, simplemente es una cifra razonable.
     No en vano, la industria, la agricultura, la urbanización y la minería acaban cada año con más de 26.000 millones de árboles, según datos satelitales del American Geophisical Union (AGU). Solo los bosques tropicales han visto incrementar su destrucción en un 62 por ciento entre 1990 y 2010.
     ¿Conseguirá Fletcher su propósito? Sea como fuere, aunque no lo haga, quedarse a mitad de camino ya sería un gran logro. No olvidemos que plantar árboles significa crear ecosistemas, con lo que ello supone para la fauna que vive en esas áreas forestales.
-----
Utilizan drones para cartografiar árboles

 
Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han ideado un nuevo método para obtener datos geométricos en 3D (área, altura y volumen) de árboles en cultivos leñosos a partir de imágenes aéreas tomadas por un dron. Los detalles del procedimiento han sido publicados en la revista PLOS ONE.
     Los científicos han puesto a punto el nuevo método en plantaciones de árboles aislados y en seto. El sistema es capaz de proyectar cada árbol con un 97% de exactitud y las desviaciones con los datos de altura y volumen estimados en campo son mínimas.
     Se aplica en dos fases consecutivas: en primer lugar, se generan modelos digitales de superficie empleando drones y, en segundo lugar, se emplean técnicas de análisis de imagen basadas en objetos.
El análisis permite diseñar estrategias óptimas para el manejo del cultivo en la agricultura de precisión
     “Hemos trabajado en un cultivo leñoso como el olivar, de gran impacto en la Cuenca del Mediterráneo y que actualmente es emergente en numerosas partes del mundo como Chile, California o varias regiones de China. Cabría destacar que una de las ventajas de nuestra investigación es que con mínimos ajustes se puede extrapolar a cultivos forestales”, recalca la investigadora del CSIC Francisca López-Granados, coordinadora del grupo de investigación IMAPING en el Instituto de Agricultura Sostenible en Córdoba.
     “Mediante esta tecnología es posible cartografiar una plantación con cientos de árboles de manera muy precisa y en poco tiempo. Sería, por tanto, una alternativa más eficiente a las medidas laboriosas e inconsistentes tomadas en campo”, precisa José Manuel Peña, investigador del mismo instituto. Los mapas generados, además de proporcionar información detallada del tamaño y desarrollo de cada árbol, permiten estudiar sus relaciones geo-espaciales con factores agronómicos de su entorno, como las propiedades del suelo o la presencia de malas hierbas.
      “El análisis conjunto de esta información permite diseñar estrategias óptimas de manejo del cultivo en el contexto de la agricultura de precisión, lo que genera importantes beneficios económicos y agroambientales”, agrega el investigador del CSIC.

Referencia bibliográfica:
Torres-Sánchez, J. et al. “High-Throughput 3-D Monitoring of Agricultural-Tree Plantations with Unmanned Aerial Vehicle (UAV) Technology”. PLOS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0130479
 -----

lunes, 21 de marzo de 2016

DÍA DEL ÁRBOL Y DE LA POESÍA

 Phil Greenwood - Blossom 

ANTONIO MACHADO
La primavera besaba...

XXV (de galerias)

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!
-----

viernes, 18 de marzo de 2016

ACEITE DE LOS OLIVOS MILENARIOS DEL SÉNIA






-----

martes, 15 de marzo de 2016

LLANGERNYW YEW
Gales 

El Llangernyw Yew es un antiguo tejo (Taxus baccata) en la aldea de Llangernyw, Conwy, Gales del Norte. El árbol se encuentra fragmentado y su parte central se ha perdido, dejando varios vástagos enormes. La circunferencia del árbol en el nivel del suelo es 10.75 m.

Es un tejo masculino ubicado en el cementerio de la iglesia de San Dygain. Es muy difícil determinar la edad de los árboles de tejo. En la puerta del cementerio hay un certificado de la Campaña Yew Tree del 2002, firmada por David Bellamy, que establece que "de acuerdo con todos los datos que tenemos en mano" el árbol tiene entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad. Hay una teoría alternativa que supone que el árbol es tan viejo como el lugar santo adyacente, que tendría alrededor de 1.500 años de edad.

A mediados de la década de 1990 el depósito de aceite de calefacción de la iglesia se puso de pie en el espacio entre los fragmentos del tronco, eliminando gran parte de la madera muerta del centro, lo que hizo más dificil detenerminar la edad del árbol, según los dendrocronólogos. El depósito fue trasladado cuando se comprobó que el árbol era muy viejo.
En junio de 2002 el Consejo de árboles, en la celebración del Jubileo de Oro de la reina Isabel II designó el árbol Llangernyw Yew como uno de los  Great British Trees, reconociéndolo como patrimonio nacional.

Según la tradición local, la iglesia de Llangernyw está habitada por un espíritu antiguo conocido como Angelystor (el "Ángel de grabación" o "evangelista" en Galés). Esta tradición sostiene que cada año, en Halloween, una voz de trueno anuncia los nombres de los feligreses que van a morir al año siguiente. Se dice que un hombre incrédulo, Sion Ap Rhobert, dudó de la existencia del espíritu al oír su propio nombre, pero su muerte sucedió en ese Año. Llangernyw_yew

-----

sábado, 12 de marzo de 2016

MARTIN STAVARAS (Polonia, 1981) Fotógrafo
Long-Exposure Infrared Photos of Trees












Martin Stavaras said:
"I’ve always been fascinated by landscapes – places that are absolutely desolate, where I can stay one on one with nature. For me, the growing joy right before pressing the shutter button as well as the possibility of interacting with the world filled with inspiration is as important as the creative act itself. This initial fascination has rapidly grown into obsession that eventually took control over my life.
Since the beginning of my adventure with photography, every landscape has been an unforgettable experience, thanks to which I’ve learned how to interpret light – the single most important (and the single most waited for) factor that shapes my images. On the other hand, lighting is directly connected with another key element of photography – luck. Proper weather, interesting cloud patterns or even a couple of sunrays breaking through the clouds, have many times decided that after a couple of failed attempts I was able to reach a satisfactory effect the moment nature displayed her most unpredictable face."
You can find more of Stavars’ work over on his personal website.
-----

martes, 8 de marzo de 2016

THE HANGING TREE
El ábol del ahorcado
« Me pongo de pie, vuelvo a los árboles y apoyo la mano en el rugoso tronco del arce en el que están los pájaros. No he cantado El árbol del ahorcado en voz alta desde hace diez años porque está prohibido, pero recuerdo todas las palabras. Empiezo en voz baja, dulce, como hacía mi padre. »
— Katniss Everdeen[fuente]

Fuente: http://los-juegos-del-hambre.wikia.com/wiki/El_%C3%A1rbol_del_ahorcado

El árbol del ahorcado es una canción que fue enseñada a Katniss Everdeen por su padre, el Sr. Everdeen, cuando era joven. Su madre, la Sra. Everdeen la escuchó cantando la canción y vio a Prim haciendo collares con sogas con Katniss. Temerosa, la Sra. Everdeen le gritó al Sr. Everdeen, quién le dijo a Katniss que olvidara la canción. Eso hizo que Katniss corriera a la pradera y se sentó a llorar bajo un árbol, y por supuesto recordando cada letra de la canción. Después de la muerte del Sr. Everdeen, la canción se repetía una y otra vez en la cabeza de Katniss.
Katniss cantando El Árbol del Ahorcado

Katniss cantando a Pollux


Cuando era joven no entendía lo que significaba, pero finalmente entendió que la persona cantando la canción era un hombre muerto llamando a su esposa a unírsele en la muerte. Después de que su madre la prohibió, Katniss y Prim hacía collares con las sogas como en la canción. Significa que una vida de tortura no vale la pena vivirla. En un momento de revelación, Katniss realmente entiende lo que significa, porque sabe que ser torturado por el Capitolio es mucho peor que enfrentar la muerte. Katniss canta esta canción a Pollux después de ver a los sinsajos, luego de eso la canción fue usada para una propo, de Katniss en el destruido Distrito 12. Esta canción es mencionada varias veces en Sinsajo.

        Letra

En el libro:
¿Vas, vas a volver
al árbol en el que colgaron
a un hombre por matar a tres?
Cosas extrañas pasaron en él,
no más extraño sería
en el árbol del ahorcado reunirnos al anochecer.
¿Vas, vas a volver
al árbol donde el hombre muerto
pidió a su amor huir con él?
Cosas extrañas pasaron en él
no más extraño sería
en el árbol del ahorcado reunirnos al anochecer.
¿Vas, vas a volver
al árbol donde te pedí huir
y en libertad juntos correr?
Cosas extrañas pasaron en él
no más extraño sería
en el árbol del ahorcado reunirnos al anochecer.
¿Vas, vas a volver
al árbol con un collar de cuerda
para conmigo pender?
Cosas extrañas pasaron en él
no más extraño sería
en el árbol del ahorcado reunirnos al anochecer.
En la película (Inglés):
Are you, are you
coming to the tree?
Where they strung up a man
they say who murdered three.
Strange things did happen here,
no stranger would it be
if we met up at midnight
in the hanging tree.
Are you, are you
coming to the tree?
Where the dead men called out
for his love to flee.
Strange things did happen here
no stranger would it be
if we met up at midnight
in the hanging tree.
Are you, are you
coming to the tree?
Where I told you to run
so we'd both be free.
Strange things did happen here,
no stranger would it be
if we met up at midnight
in the hanging tree.
Are you, are you
coming to the tree?
Wear a necklace of rope,
side by side with me.
Strange things did happen here,
no stranger would it be
if we met up at midnight
in the hanging tree.

En la película (España):
¿Vas a venir al árbol dónde vi
a un hombre ahorcado
que a tres hizo morir?
Cosas extrañas pasan al anochecer
en el árbol del ahorcado te veré.
¿Vas a venir al árbol donde vi
a un muerto pedir
a su amada huir?
Cosas extrañas pasan al anochecer
en el árbol del ahorcado te veré.
¿Vas a venir al árbol donde vi
un sueño en el qué
ser libre junto a ti?
Cosas extrañas pasan al anochecer
en el árbol del ahorcado te veré
¿Vas a venir al árbol donde vi
lucir un collar
de cuerda junto a mí?
Cosas extrañas pasan al anochecer
en el árbol del ahorcado te veré
En la película (Latinoamérica):
¿Será, será que al árbol vendrás?
Que por matar a tres
un hombre colgó en él.
Ocurren cosas raras
pero extraño no ha de ser,
poderte ver ahí al anochecer.
¿Será, será que al árbol vendrás?
Vámonos los dos,
a su amor dijo al morir
Ocurren cosas raras
más sería algo muy normal,
poderte ver ahí al anochecer.
¿Será, será que al árbol vendrás?
ahí te pedí escapar,
y buscar la libertad
Ocurren cosas raras
pero extraño no ha de ser
poderte ver ahí al anochecer.
¿Sera, sera que al árbol vendrás?
con tu collar de amor estarás otra vez
ocurren cosas raras pero extraño no ha de ser
poderte ver ahí al anochecer . 
-----

viernes, 4 de marzo de 2016

JOSÉ ANTONIO LABORDETA SUBÍAS (Zargoza, 1935-2010)
El árbol

Permanece en silencio, solitario,
en mitad de la plaza
como un pájaro olvidado
o quizás como una nube amaestrada
por vientos tramontanos
No es ni sombra ni cobijo
de pájaros urbanos. No es, apenas,
el pudor de la tierra
izándose desde la tierra misma
hacia los cielos. Es, tan sólo,
un árbol ciudadano
bajo de mi ventana,
más próximo al cemento
que a las grandes praderas
donde están sus hermanos
asentados. Tiene la palidez
de un empleado de banco y la turbia
timidez de los abandonados. Tan sólo
cuando pierde las hojas
recuerdo que es un árbol y lo amo.
-----