lunes, 30 de diciembre de 2013

JOHANN STRAUSS II (Austria, 1825-1899)
Cuento de los bosques de Viena


-----

viernes, 27 de diciembre de 2013

DANITH URANGO TUIRAN (Colombia)
Roble

Árbol duro, duro roble

roble, roble siete veces roble,
duro, duro, siete veces duro,
árbol de la tierra fuerte
y de la patria débil.

Árbol fuerte no has sido dúctil para el poema
poema que no ha querido ser árbol
árbol que se ha quedado siendo leño vivo
para el cielo para la tierra para los cantores vuelos.

Roble de mi patio chico
roble de mi patio inmenso,
cielo de infinitas ramas, viento sin movimiento,
vuelo estático, pájaro verde del invierno
que no das cantos ni zigzagueos
sólo cantando al son del viento.

Árbol que has sido árbol sólo árbol
árbol que no has sido casa de mis juegos
por donde quise llegar a un país de fantasía
a mares desconocidos a cielos añiles
y a robarle un poema al cielo.

Árbol casi  mi único amigo,
más que amigo, amigo
más que amigo corazón vivo
más que pálpito sangre que no es
más que sangre río que se estira
hacia un mar inmenso
que se pierde en el corazón tranquilo.

Árbol que en la casa del estío
no eres pájaro verde,
ave del paraíso con plumas lilas
sin penacho ni cola rizada.

Árbol, árbol duro, árbol
amigo caro siete veces roble
siete veces árbol
árbol de la tierra fuerte
y de la patria débil
dame tu mano hermano,
que tu armonía no se detenga.
Árbol como quiero que estés siempre a mi lado
como bandera flameando mi grito de libertad,
y quiero yo árbol nunca con mi mano herirte
ni con mi palabra maldecirte ni con mi silencio
oscurecerte,
que nadie te ultraje
ni detenga tu carrera
hacia la luz o hacia las sombras.

Árbol que tu grandeza se muestre
árbol que nadie te doblegue
árbol que tu vida sea perenne
y pertenezca a este poeta
para que sea inmensa la tierra donde creces
donde te sostienes donde fenecerás.

Árbol te amo árbol
porque amándote amo a la tierra,
no te fugues a otra materia
necesito mirarte siempre en primavera,
quédate perderán la luz mis ojos sin tu follaje,
quédate para que seas retrato vivo
un canto no triste para los cantores picos.

Árbol te entrego mi corazón
y lo coloco en tu carne dura
para que seas humano más humano que yo,
árbol vive, que nadie detenga tu carrera
porque si te truncan moriré yo.

Fotografía: Jocke Bergland y Byholma
-----

martes, 24 de diciembre de 2013

EDWARD E. CUMMINGS (USA, 1894-1962)
little tree
 
little tree
little silent Christmas tree
you are so little
you are more like a flower

who found you in the green forest
and were you very sorry to come away?
see          i will comfort you
because you smell so sweetly

i will kiss your cool bark
and hug you safe and tight
just as your mother would,
only don't be afraid

look          the spangles
that sleep all the year in a dark box
dreaming of being taken out and allowed to shine,
the balls the chains red and gold the fluffy threads,

put up your little arms
and i'll give them all to you to hold
every finger shall have its ring
and there won't be a single place dark or unhappy

then when you're quite dressed
you'll stand in the window for everyone to see
and how they'll stare!
oh but you'll be very proud

and my little sister and i will take hands
and looking up at our beautiful tree
we'll dance and sing
"Noel Noel"
-----

lunes, 23 de diciembre de 2013

LA MAGIA DEL TEJO
La máquina del tiempo BBC 2004 - La vida

 -----

viernes, 20 de diciembre de 2013

JACINT VERDAGUER (1845-1902)
L’alzina del Passeig de Gràcia 
Publicat per primera vegada el 10 de juny de 1903 al diari La Veu de Catalunya

1908, Ciutadans posen davant l'alzina del Passeig de Gràcia després d'haver estat tirada a terra
Filla de les muntanyes, ¿qui t’ha plantada ací a la vora d’un passeig i enmig l’eixamplament de la ciutat? Ben segur que ningú. Ets un record de les antigues boscúries que baixaven del Tibidabo, una borla del seu mantell de setí verd que arribava fins prop de la mar.

 La Providència t’ha deixada enmig de la nova Barcelona per recordar-li que fou un prat, com els empresaires de les vies fèrrees deixen un montorull de terra de cada desmont, com a testimoni de la feinada feta que diu als viatgers: “mirau on érem i on som”.

Mes, no t’anyores aquí tota sola? ¿No trobes a faltar les teves germanes que estan lluny d’ací a l’altra banda de Collserola o del Montseny, renyides amb aqueixa civilització que et migra, t’escanyoleix i et deshonra?

¿No enyores aquelles immenses ramades d’ovelles que davallaven mandrosament de la collada, com una congesta que esquitlladissa rossola i camina envers la plana? Elles cercarien la teva ombra emparadora i el teu patriarcal redós i amb sos bels planyívols et donarien “grans mercès”.

¿No enyores aquells pastors que semblaven fets de la teva fusta, amb els esclops ferrats als peus, amb la barretina al cap i coberts amb la samarra feta de la pell de bestiar de llana que pastura? Allà tu series la seva amiga i confident; tu els faries de casa, tu series la seva llar. En les llargues i adormidores pluges de l’hivern tu els faries de sopluig; i en els temperis de l’estiu els serviries de parallamps i de cabanya...

Pobra filla de l’afrau, com t’avindràs tu a la titànica moda ciutadana? Aquí tots els arbres, inclinant el cap una vegada a l’any al llenyataire, com les ovelles a la tisora del tonedor, es deixen tondre i esporgar dels brots sobrers o no sobrers, per la destral cruel. Aquí no es permet que els arbres tinguen grops o berrugues, ni que prenguen males jeies impròpies d’arbres civilitzats de jardí.

I tu, bosquerola com ets, sabràs seguir, punt per punt, totes aqueixes molestoses etiquetes? I si les sabesses seguir, ¿ja podria amb la teva embardissada cabellera la podadora, que és la pinta de l’esporgador?

Arbre muntanyenc, ¿ja sabràs formar entre els arbres de viver? Almogàver indòmit, ¿ja sabràs posar-te de filera amb aqueixa tropa de plàtans, novella, polida, endiumenjada i fatxendera?

Tots aqueixos atletes de parada han estat i són encara criats amb biberó; cap d’ells no beu, com tu, la llet i la força de la mamella de la mare terra; ¿ i tu et resignaràs a abeurar-te, com ells, amb l’aigua d’una manguera?La manguera que t’hauria de regar a tu és la dels núvols, és la del temporal que trona, udola i llampegueja baixant dels Pirineus.

¿Quina sava trobaràs tu en aquest passeig empedreït i arenívol? Ton camp és un altre; ton camp és una vessant de muntanya on pugues enfonsar les arrels fins a les entranyes de la terra.

El reguer que hauries de veure als teus peus és un xaragall cobert d’espessa bardissa; els seients que hi hauries de tenir són els marges herbosos; els teus veïns haurien d’ésser els esqueis i les cingleres.

A tu no et convenen pas els aires pestilents de la ciutat: respiraries millor l’aire lliure de l’obaga. Allí te’n farien d’afalacs els tramuntanals de tres dies; te’n dirien de coses les llevantades de vuit dies i vuit nits. Allí la tempesta escabellada et bressaria entre sos negres braços i el rúfol torb et cantaria la non-non com una mare a un noiet de quatre mesos per què s’adormi.

Aquí sempre seràs una forastera, una estranya, un arbre de res, mirat de reüll per tots els partidaris de la simetria i de l’uniformisme. Aqueix costum que tens de guardar les fulles d’un any per l’altre aquí no és seguit per gairebé ningú. Si vols que t’ho diga clar, això fa pobre. Aquí els arbres menys luxosos, fins els més estalviadors, estrenen un vestit de fulla verda i flamanta cada primavera, i ells mateixos faran córrer que tu no tens sinó un trajo per presentar-te al públic.

Això d’ésser jove a cent anys, això de no envellir mai, aquí tampoc no s’estila entre els arbres. Els del Passeig fan com els homes que van amunt i avall a la teva ombra: viuen depressa i corrents, i a vint-i-cinc anys ja són vells i a trenta són decrèpits.

Tu arribes a la vida ara tot just, i ¿quantes vegades els veieres canviar en aqueixa via? ¿Quantes els veuràs canviar encara si et deixen envellir?

Mes, si creixes gaire, si eixamples gaire la teva copa, no et deixaran pas morir de velluria… et faran la corretgeta.
-----
La nova alzina
Barcelona rindió homenaje a Verdaguer en el paseo de Gràcia con una inscripción con parte de la anterior prosa y unas baldosas que simulan la sombra de aquel recuerdo. La encina en que se fijó Verdaguer era un ejemplo más de la poca vegetación de bosque que todavía subsistía en años del poeta. Alrededor de 1890 vivía arraigada delante del palacete de la familia Robert, donde actualmente está situado el Palau Robert.
Estaba rodeada de una hilera de plataneros, que le llamó la atención por ser el último reducto del bosque que unía Gràcia con Barcelona. Se preguntaba Verdaguer, en una especie de paralelismo entre él mismo y el árbol, ya que Verdaguer era hijo de montaña y se sintió forastero en la gran ciudad. "Verdaguer tenía este conflicto romántico que enfrenta la naturaleza y la ciudad", explica Narcís Garolera, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra y experto en la obra de Verdaguer.

"Vídeo Alzina"


martes, 17 de diciembre de 2013

BOGUSLAW STREMPEL 
Fotógrafo


En las montañas de Polonia y Chequia... las brumas, los amaneceres, el juego de la luz y las sombras... la búsqueda del arte.
-----

domingo, 15 de diciembre de 2013

EL MUSGO

COSTUMBRES "NAVIDEÑAS" QUE DESTRUYEN EL ECOSISTEMA...
 
¿CUÁL ES EL PAPEL DEL "MUSGO" EN LOS ECOSISTEMAS DONDE HABITA?
  • Los "musgos" son plantas no vasculares que absorben el agua y muchas otras partículas minerales que le sirven de alimento y lo hacen a través de todo el cuerpo de la planta, por lo que son grandes captadores y almacenadores de agua que van liberando poco a poco en bosques y páramos. 
  • En diversos bosques lluviosos los musgos actúan como grandes esponjas que regulan el cauce de los ríos, protegiendo el suelo de inundaciones violentas y entregando agua constante durante los meses de verano a los ríos y arroyos que las desaguan.
  • Interceptan, absorben y retienen los minerales disueltos en las aguas lluvias, permitiendo la incorporación de éstos en el ecosistema y disminuyendo su lavado hacia los ríos y mares.
  • Muchas especies de briófitas (incluyen musgos, plantas hepáticas y antocerotes) tienen la habilidad de fijar nitrógeno atmosférico mediante colonias de cianobacterias que viven en burbujas de mucílago entre sus hojas, contribuyendo en gran medida con la incorporación de este elemento en el ecosistema, especialmente en ecosistemas lluviosos. Algunas especies de antocerotes tienen incluso una relación simbiótica con ciertos géneros de cianobacterias. 
  • Actúa como germinador de semillas de otras plantas de los ambientes donde habitan.
  • Protege el suelo de la erosión y cuando se descomponen, pasa a formar parte de él, enriqueciéndolo.
  • Es el hogar de muchas especies de flora y fauna (invertebrados que son también muy útiles para la formación del suelo).
  • Desempeñan un papel importante en la formación del suelo, en el que otras plantas pueden luego arraigar.
por tanto ...   ARRANCAR EL "MUSGO" DE LA TIERRA PERJUDICA EL MEDIO AMBIENTE
El musgo que compras hoy (y luego se va a la basura), ¡tardará siete años en volver a crecer!
Los consumidores estamos dando nuestro dinero para mantener esta depredación y también podemos pararla.

 
Vídeo de Gustavo Ramos Bustos
 

¿QUÉ IMPLICA LA EXTRACCIÓN DE LOS MUSGOS?
Cuando hablamos del musgo nos referimos a más de 1100 especies y no a una sola.
En todos los casos, su extracción para usarlos como adornos navideños tiene estas consecuencias:
- Disminución de la cantidad de agua
- Desertificación de los suelos
- Disminución del hábitat de la microfauna silvestre
- Erosión de los suelos
- Reducción de la biodiversidad
- Deterioro del paisaje

ALTERNATIVAS PARA HACER UN "NACIMIENTO O PESEBRE" CON MATERIALES RECICLADOS...
¡Pon en marcha tu ingenio y creatividad!
En realidad el nacimiento es un espacio sencillo donde se puede usar la imaginación para encontrar alternativas económicas y bonitas que lo adornen sin tener que usar musgos. Entre otros materiales, puede usarse cartón, piedritas, serrín, serrín pintado, papel, tela, yute y otros materiales que tengas a la mano.


-----

sábado, 14 de diciembre de 2013

Ciudad de Buenos Aires:
El Gobierno taló un histórico ombú en una plaza céntrica
En Plaza Roma, en la ciudad de Buenos Aires, había un ombú histórico, de nudosas raíces; en su tronco, de dimensiones colosales, un corazón enlazaba los nombres "Paulo y Beatriz"; durante el día, era el refugio de enamorados, también la sombra para una buena siesta en verano; por las noches, era casa para los sin techo. Desde el martes pasado, ya no hay ombú, ni refugio, ni sombra. Quedó apenas parte del tronco y las raíces, como serpientes inmensas en la tierra.
El Observatorio de Políticas Urbanas y Patrimoniales es una de las ONG que se ocupa del tema. Uno de sus miembros fundadores, Matías Profeta, informó que el árbol fue talado el martes pasado, luego de la tormenta del lunes. Según constataron en la organización, algunas ramas del ombú habían sido afectadas por los vientos, pero nada que hiciera pensar en una tala feroz. "Nos encontramos con un cerco de cintas amarillas, como las que coloca el gobierno de la ciudad en lugares de obras públicas. No sabemos por qué esta tala. No nos dieron una explicación formal de por qué decidieron destruirlo así", agregó.
En la red social Twitter y en Facebook sólo se leen comentarios de indignación, desconcierto y tristeza. Ninguna palabra del gobierno porteño al respecto. En el área de Ambiente y Espacio Público, dijeron que por los daños de la tormenta se vieron obligados a la poda. Estaba seriamente dañado, informaron, con riesgo de caerse. La intención es recuperarlo, no sacarlo, enfatizaron. Reconocieron que llevará un tiempo importante que recupere las ramas y el follaje.

La Nación

Y...  Buenos Aires tiene unos cuantos ombús, pero no hay que tratarlos tan despiadadamente como a este. Un ombú se recupera fácilmente de una tormenta, pero esta ha sido incomparable, pobres porteños, pasarán años sin su ombú.


Entonces (como Vicente Barbieri en su Rincón de la eternidad, citado en Horacio Salas, La Poesía de Buenos Aires, Pleamar, Bs. As., 1968) ya no es posible la delicada poesía de lo verde:  

                               Yo contemplo
Al hombre de la plaza, el alejado,
Que la ciudad ignora,
Las ciudades no saben- están lejos-
Que una plaza como ésta es el exilio
Dónde el tiempo reúne tres instantes:
un hombre,
un banco,
un árbol.

viernes, 13 de diciembre de 2013

En prensa... 8 octubre de 2013
E F E: VERDE


Un helicóptero arroja balas de paja de trigo sobre una zona quemada, en una técnica conocida como helimulching, cerca del monte O Pindo, en la localidad coruñesa de Carnota. La Consellería de Medio Rural ha continuado en las comarcas coruñesas de Porto do Son y Carnota, que padecieron importantes incendios forestales recientemente, las labores de protección del suelo con esta técnica. EFE/Lavandeira jr.

Los trabajos se centraron en la zona de Ribasieira, en Porto do Son, donde se registró un incendio que quemó unas 600 hectáreas, y en el monte O Pindo, en Carnota, donde ardieron unas 1.850 hectáreas.

El director del Centro de Experimentación y Formación Agroforestal de Lourizán (Pontevedra), José Antonio Veiga, resaltó en declaraciones a Efe la importancia de actuar lo antes posible, para evitar la pérdida de suelo, y dijo que “Galicia lidera estas actuaciones de rehabilitación de emergencia”.

Explicó que la técnica del mulching consiste en el depositar paja sobre el terreno quemado para evitar su erosión por el efecto de las lluvias, favorecer su infiltración y frenar el desagüe que arrastraría la tierra ladera abajo, especialmente en las zonas con pendientes acusadas.

Estos trabajos de protección del suelo se completarán con la limpieza de la red de drenajes, arroyos, cunetas, tajeas o pistas.

El director del centro de Lourizán explicó que también se están utilizando otros métodos de retención del suelo, como las barreras semipermeables elaboradas con fibra de coco, que es más flexible que la madera y se adapta mejor al terreno.

Dijo que ningún sistema es perfecto, pero los tratamientos ayudan a proteger el suelo, lo que consideró “un motivo de esperanza”. EFEverde
-----

miércoles, 11 de diciembre de 2013

EL OMBÚ DEL PARQUE RIVADAVIA (Buenos Aires)
La planchadora de la Quinta del viejo Lezica 
Publicado en "Creer o reventar"

       El Parque Rivadavia, ubicado en el centro del barrio porteño de Caballito, no siempre fue cuna de entretenimientos. En ese terreno, antes de convertirse en el lugar ideal para juegos de niños y compra-venta de productos usados (revistas, monedas, discos, fotos antiguas, libros, marquillas de cigarrillos), se hallaba de pie la Quinta del viejo Lezica.
      Durante las vacaciones de verano de 1861, Candelaria Lezica de Serantos, una bella adolescente, se instaló en la quinta de su bisabuelo. La joven disfrutaba mucho de los
Parque Rivadavia, ombú nº 3
martes, cuando a las cuatro de la tarde su madre, aprovechando la ausencia masculina ya que todos salían por negocios, abría las puertas para brindar fiestas de té y baile a los hombres de apellidos importantes con el objetivo de emparejar a su hija con el más rico del barrio. La señora indicaba a la servidumbre qué tareas cumplir y les ordenaba que atendieran con una gran cordialidad. Además, le exigía a la encargada de planchar que se quedara en el patio trasero para no ser vista por los invitados que conocían su reputación de buena amante en la cama. Ella se retiraba con la plancha y los canastos de ropa, se paraba al lado del ombú y protestando repetía: “La negra planchadora bajo el ombú se queda, planchando trajes y enaguas, para que no la vean”.
       Esa tarde, un muchacho apuesto pero desconocido, se hizo presente en la reunión vestido de punta en blanco desde su sombrero chato hasta sus zapatos de charol recién lustrados. Sin perder mucho tiempo, se acercó a la alegre Candelaria y la sacó a bailar un vals. La madre de la joven, indignada por la intromisión del extraño que alborotó el ambiente, entre gritos lo echó y encerró a su hija en su habitación.
       Hasta el otro día nadie vio a la planchadora y creyeron que Candelaria la habría despedido enojada tras encontrarla con uno de sus amantes. Pero llegado el mediodía, el jardinero de la quinta entró espantado a la cocina y contó haberla encontrado sin cabeza recostada al lado del ombú. Allí mismo la enterraron y días más tarde descubrieron que su muerte fue a causa de un crimen pasional, ya que ese martes por la noche no quiso atender a uno de sus amantes y por celos, éste la degolló con el filo de un hacha, dejando su cuerpo ensangrentado sobre el pasto y huyendo con la cabeza de la mujer arrastrándola de sus rulos morochos.
      Años más tarde, en 1927, el nieto de la ya fallecida Candelaria, le vendió la Quinta del viejo Lezica al Estado y el presidente Marcelo T. de Alvear inauguró allí el Parque Rivadavia demoliendo la casa, pero conservando el enorme ombú. Desde entonces, están quienes aseguran que cada martes por la noche, la planchadora se pasea sin cabeza por el parque, con su plancha al rojo vivo y cuelga harapos desde las ramas del ombú mientras protesta: “La negra planchadora bajo el ombú se queda, planchando trajes y enaguas, para que no la vean”.


-----

domingo, 8 de diciembre de 2013

EZEQUIEL MARTÍNEZ ESTRADA (Argentina, 1895-1964)
Radiografía de la pampa
Fragmento

   (...) El viajero nunca vuelve la mirada, si no es de temor, y lo que le atrae es algo que está más adelante del horizonte: el punto de llegada. Lo que recuerda: el punto de partida. Todo hombre de llanura es oriundo de otro lugar. El árbol de esta llanura, el ombú, tampoco es oriundo de ella. Es un árbol que solo concuerda con el paisaje por las raíces; esa raíz atormentada y en parte descubierta, dice del viento del llano. Las ramas corresponden al dibujo de la selva. Bien se ve que es de tierra montuosa, quebrada. Ha venido marchando desde el norte, como un viajero solitario; y por eso es soledad en la soledad. Se vino con un pedazo de selva al hombro como un linyera con su ropa. Lo que rodea al ombú se expresa en signos de otro idioma; grande y sin igual, necesita del desierto en torno para adquirir su propia extensión. Acaso esa marcha del árbol hacia el sur, le haya sido impuesta por la exigencia de extender sus raíces; pues tanto pudieron éstas haberse fortalecido por el pampero, que soplaba en contra, como haber sido la voluntad heroica que lo lanzó contra él. La raíz habría hecho de este árbol un ejemplar ascético. Pero sabemos bien que un viento menos fuerte lo diseminó y que se detuvo al borde de mi clima. Un poco más al sur hubiera muerto. Ahí echó raíces extensas y poderosas como el viento. Quedó convertido en pulmón, bajo un cielo inmenso de aire sutil y de luz.
      El ombú es el árbol que sólo da sombra, como si únicamente sirviera al viajero que no debe quedarse y que reposa. Su tronco grueso, recio y bajo, es inútil, esponjoso, de bofe. Perfecto órgano del aire, respira la tierra por su parénquima vegetal. No se extrae de él la madera, y Virgilio no lo hubiera cantado en las Geórgicas. No puede hacerse de él vigas para el techo, ni tablas para la mesa, ni mangos para la azada, ni manceras para el arado. No tiene madera, y más que árbol es sombra; el cuerpo de la sombra. Sus hojas son tosigas, pero la raíz que es la tierra, suele ofrecer cavidades de gruta y asilo al que va huyendo. El ombú es el símbolo de la llanura, la forma corporal y espiritual de la pampa (...)

-----

miércoles, 4 de diciembre de 2013

BARTOLOMÉ MITRE (1821-1906)
A un ombú en medio de la pampa

   Aquí estás ombú gigante,
a la orilla del camino,
indicando al peregrino
no siga más adelante
en la llanura sin fin.
Tu señalas las barreras
que dividen el desierto,
y oyes el vago concierto
que lanzan las auras ligeras
de la pampa en el confín.
   Eres la verde guirnalda
de la cabaña pajiza,
que vas marchando de prisa
con el pasado a tu espalda
y a tu frente el porvenir.

Donde huye el indio salvaje
y el cristiano se adelanta,
tu cabeza se levanta
susurrando tu ramaje:
"El rancho llegó hasta aquí."
   Eres lo último que muere
de la morada del hombre,
y sin registrar un nombre
estás contando al viajero
memorias de hoy y de ayer.
Al proseguir tu carrera
por la llanura extendida,
sobre tu cima florida
hoy alzas en la frontera
el pendón de nuestra fe.
   ¿Qué ves más allá? ¿La pampa
que en contorno se dilata,
el arroyuelo de plata,
el toldo en que el indio acampa,
o el inmenso pajonal?
Tú miras allá a lo lejos
al trasponer aquel monte
en el remoto horizonte,
como en mágicos espejos
lo que es y lo que será.
   Miras la pampa argentina
de ciudades matizada,
y por mil naves surcada
la laguna cristalina
que hoy cubre verde juncal;
miras la pobre cabaña
que en palacio se transforma.
Y que al tomar nueva forma,
con nuevas luces se baña
su contorno natural.
   Miras al indio tostado,
que lanzando un alarido,
va huyendo despavorido
por el llano dilatado.
En pavoroso tropel;
seguido del tigre fiero
que abandona su dominio,
hoy teatro de exterminio,
y tras él, el jornalero
que las transforma en vergel.
   No pases más adelante,
que más lejos, abatido,
marchito y descolorido
verás al ombú gigante
hoy de la pradera rey:
y en su lugar la corona
verás alzarse al pino,
que unido al hierro y al lino
sirve al hombre en toda zona
para dar al mundo ley.
   Ese destino te espera,
árbol, cuya vista asombra,
sin dar al rancho madera,
ni al fuego una astilla dar;
recorrerás el desierto
cual mensajero de vida,
y, tu misión concluida,
caerás cual cadáver yerto
bajo el pino secular.
Foto de Pablopol
-----

domingo, 1 de diciembre de 2013

ARANJUEZ
Un tesoro verde 

Este libro de 56 páginas y cinco planos, es un magnífico y silencioso acompañante para cuando deseemos recorrer estos hermosos jardines.
Nos encontraremos con 26 árboles singulares de la Comunidad de Madrid. Diecinueve árboles están en la zona libre y 7 en la zona restringida del Jardín del Príncipe. Quien desee sumergirse en auténticos túneles de vegetación lo tendrá muy fácil.



No os engañéis. En la profundidad del corazón de un bosque de olmos, cada árbol tiene una historia oculta, legendaria y mágica que contar; y sólo la relatará a quien comprenda que en su madera, sus raíces y sus ramas, que parecen siempre buscar el cielo, late la vida de un ser majestuoso. 

Escrito griego que inicia el libro






Calle de la Reina, donde el plátano es el rey, aunque el tráfico es un mal compañero



-----