miércoles, 31 de octubre de 2012

LA POESÍA DE LOS ÁRBOLES

Otoño, un buen tiempo para leer poesía...


Ignacio Abella ha hecho esta cuidada selección de poemas y
Leticia Ruifernández ha realizado las bellas ilustraciones  

lunes, 29 de octubre de 2012

JOSEP SEBASTIÀ PONS (1886-1962) 
Xiprers adormits


        Dels xiprers envellutats,
        verdosencs, assolellats,
        la somniosa renglera
        entorneja la ribera
        i les hortes i els prats.

Xiprers adormits, vos guardeu els horts,
        i els lleugers tresors
dels aibres, riquesa blanca de la plana,
i amb el vostre silenci de la tramuntana
        ne burle l'esforç.

Altius i solius, amb vostra barrera,
        s'aixecant austera,
guardeu el misteri de l'hort encantat,
i ningú veurà si en l'hort amagat
        riu la primavera.

Xiprers adormits, ben atapeïts,
        jo vindré de nits
me seure en els prats que molla l'aiguatge,
caminant que cerca, després del viatge,
        la font de l'oblit.

A l’hora tranquil·la i de gran puresa
        on la lluna estesa
pertot diu son cant d'un ritme diví,
en la clariana que sap endolcir
        la més gran tristesa.

El cor, el meu cor, vull amurallar
         d'un negre llindar,
d'un semblant qu'aturi mirades bavoses,
llavis molsudets i dents verinoses
         que el fan sagnejar.

Aixís no sabran quines blanques roses
         ne són mig descloses
darrera el fullam, sota el cel d'argent;
aixís no veuran el meu sentiment
         les flors misterioses.

Xiprers adormits, verdosencs i forts,
         guardeu sempre els horts
de les rufucades i males ventades;
d'un amor passat guardeu les pensades
com en la nit clara vetllau tots els morts. 


-----

miércoles, 24 de octubre de 2012

D. JOSÉ DE VIERA Y CLAVIJO 
(Santa Cruz de Tenerife 1731-1813)
Las bodas de las plantas


1. Los desposorios de la amable Flora
Cantar en un vergel es mi deseo:
Templa su voz mi lira, y suave implora
Para el Epitalamio no ha Himeneo;
Sino al que la Botánica ya adora
Por Numen fiel, al inmortal Lineo,
Al primero que vio en las plantas todas
Los sexos, los amores, y las bodas.

2. El Reyno vegetal será su imperio.
Que soberanamente se dilata
Por uno y otro fértil hemisferio;
Donde el Árbol, Arbusto, Yerba, y Mata,
Bajo de su glorioso magisterio,
En un sistema de concordia grata,
Con Especies, con Géneros y enlaces
Forman Familias, Órdenes y Clases

3. Cualquiera Vegetable es un viviente,
Que nace, que digiere, que respira,
Que dá ciertas señales de que siente,
Que en busca del humor y del sol gira,
Que crece, duerme y suele estar doliente.
Que es macho, ó hembra, y engendrar conspira,
Que envejece, que muere, que reposa,
Y que deja una prole numerosa.

4. La Mimosa que afecta ser púdica
Y la flor de la Opuncia afestonada
Su sentimiento la una y otra indica
Al instante que llega á ser tocada:
La Caléndula, al alba pronostica
La lluvia en las alturas preparada:
Y D. Diego de noche no hace alarde
De señalar las cinco de la tarde?

5. De júbilo ó de duelo se reviste
Esta ó aquella Planta::: En la Maldivia
La Flor del Sol de gala está ó de chiste
Por el dia no mas; pero se entibia
Apenas anochece::: El árbol triste.
En Góa está con pena, y no se alivia
Sino de noche; que en amaneciendo
Sus flores va cerrando, ó va escupiendo.

6. Considerad la indiana Musicapa,
Que cuando se le posa alguna mosca
Con pronta diligencia se la atrapa
Y su hoja en ella diestramente enrosca:
Mirad también la astucia y la surrapa,
Con que la Buenos-dias, planta hosca,
Al tocarla un viajante, lo saluda,
Dándole un golpe con su rama ruda.

7. Son las plantas inversos animales
Vientre es la tierra, venas las raíces.
Huesos los troncos, nervios los ramales,
Las hojas, los pulmones y narices,
Que respirando están aires vitales;
Y las flores están llenas de matices.
Que á dulce complacencia nos excitan,
Los órganos sexuales depositan.

8. Colocado en su centro peregrino
El estambre, con borla y filamento,
Es un miembro del sexo masculino.
A servir á su Dama muy atento.
Pero el Pistilo, de puntero fino,
Con el germen y ovario por asiento.
Provocando su Estigma mil amores,
No es sino el bello sexo de las flores.

9. La flor que los dos sexos en sí tiene,
Hermafrodita con razón se llama:
Mas de Andrógyna el nombre le conviene
A aquella planta, que en distinta rama,
Por su constitución y ley perene
Lleva una flor Galán, ó una flor Dama:
Y pues la casa un cuarto les ofrece,
A la clase Monoecia pertenece.

10. Cuando en un pié la planta solo cría
Mucha flor masculina, casta y pura.
Parece de un convento alegoría,
Y de frayles profesos fiel pintura;
Mas si son flores hembras, á fé mia
Que de monjas será propia clausura;
Y una tal planta, que el amor desprecia.
La llamará el botánico Dioecia.

11. A estas leyes de amor, que á los vivientes
Para su bien dictó Naturaleza,
Fieles los vegetales y obedientes.
Se rinden con pasión y con viveza:
Por eso, al ver que se hallan florecientes,
Señal de pubertad no sin presteza
A su destino dando testimonio,
Procuran contraer el matrimonio,

12. Cree el hombre fatuo, que es la Flor hermosa
Para adularle con su olor y vista;
Pero se engaña: es ella una Amorosa,
Es una Petimetra, una Modista,
Que piensa en Novios, y va á ser Esposa;
Que se propone hacer una conquista:
Así pues, quanto brilla y quanto exhala
Es su ajuar, es su dote, y es su gala.

13. No lo dudéis: la Flor es una boda;
El cáliz es el tálamo y el lecho;
Los pétalos, lucidos y de moda,
Son las cortinas, que el capullo han hecho,
Y el gran misterio encubren; la aula toda
Se perfuma de olores hasta el techo;
Y el néctar, que la abeja allí codicia.
Es el pan de la boda y la delicia.

14. En las Flores, que son Hermafroditas,
Naturaleza unió sin inmodestia
De ambos sexos las ansias esquisitas,
Allí sin cruel desden, veda, ó molestia,
Sin galanteos, rondas, ni visitas
A diferencia de aves y de bestias,
Se llega á consumar la feliz obra
Que propaga la especie, y la recobra.

15. La flor por lo común es un serrallo.
No de muchas Señoras, que festejan
A un Dueño solo, como á un solo Gallo;
Sino de muchos Sultanes, que cortejan
Sola á una Hermosa, y cada qual vasallo,
A complacerla amantes se aparejan;
Aunque también hay flores, cuyas camas
Son Polygamas, o de muchas Damas.

16. Reina la primavera... Ya es la Aurora..
Corro al lecho nupcial de una flor bella,
Y hallo á la voluptuosa y sensual Flora
Instigando el placer, que nació de ella.
Con deber marital la Antera ahora
Al Estylo sexual de la Doncella
La aura seminal vibra, se deslie,
Y un Cupido florista se sonrie.

17. Quando hay desproporción en la consorte
La Venus es en sus recursos varia:
¿Son cortos los Estambres? El resorte
Tuerce á su Estylo fiel la Pasionaria
¿Es aqueste en la Bauksia de alto porte?
Los Estambres, con la fuerza involuntaria
Lo doblan hacia abajo, mientras dura
Él lascivo placar de la Natura.

18. Si la Farnasia cinco Estambres lleva,
Crecen desigualmente, y cada uno,
Luego que alcanza á la adorada Eva,
La acaricia á su vez, pícaro y tuno:
En la Amarilis áurea se renueva,
Al rededor de la Hembra un oportuno
Continuado meneo, que con pasmo
De cada Estambre indica el entusiasmo.

19. Siendo en la Parietaria, estos, pigmeos,
Y el femenil Estylo muy gigante,
Con la elasticidad de los deseos.
Vibran á lo alto el Polen fecundante:
De la Brotera, aun niña, los recreos
Son empinarse al Cielo, rozagante:
Mas si el carnal deleyte la domina.
Porque alcance su Esposo, ella se inclina.

20. Como en el teucrio son los Machos frios,
De la Flor el capullo los comprime,
Para que, renunciando los desvíos,
Al suave Estigma cada qual se arrime:
En el fondo de lagos, ó de rios
Mora la Valisneria, !y quan sublime
Del agua sale aquesta Ninfa ayrosa,
Y al nadador Marido busca ansiosa!

21. Las Plantas Machos, ó Hembras, que aisladas
Son Monasterios, aunque no con rejas,
¿ Al triste celibato condenadas
Estarán siempre hasta morir de viejas?
No, no por cierto: frágiles y amadas,
Zefiros, Mariposas, y aun Abejas,
Haciendo de Alcahuetes, solicitan
Amistades, que todo facilitan.

22. Mas suele acontecer, que estos terceros
Protegen de dos Plantas la fineza,
Aunque son, por sus leyes y sus fueros,
Desiguales en casta y en nobleza:
Así los sucesores y herederos
Del natural desliz de esta flaqueza.
Frutos en un Vergel, advenedizos,
Híbridas son, Espurios, y Mestizos.

23. Teofrasto el Ateniense fué el primero
Que descubrió en dos Plantas esta intriga;
La una era Dama, la otra Caballero,
Y les daba lo estéril gran fatiga:
Alcanzáronse á ver tras de un otero
Y haciéndose él Amigo de esta Amiga,
Por el ayre le envió cierto regalo.
Que el dátil fecundó sin intervalo.

24. En el Jardin de Upsália vio la Suecia
Que una Rodiola estuvo cinquenta años
Sin tener sucesión, qual Virgen necia,
Con lástima de propios y de extraños;
Buscóse un Colatino á esta Lucrecia,
Y dexando propósitos uraños,
Lineo mismo tuvo la fortuna
De hallarla madre y de mecer la cuna

25. Así como en el Asia ha subsistido
De Amazonas un pueblo, sin varones.
Las quales agenciándose un marido
En ciertas circunstancias y ocasiones.
Lo daban por absuelto y despedido,
Apenas consumaba sus funciones;
Asi también las Hembras Cañamonas
Profesan las costumbres de Amazonas.

26. Un Junípero macho con sus flores
Es otra Roma, cuyos habitantes,
Todos mozos barbados, y pastores.
Viviendo sin mujeres aunque amantes,
Disponen unos juegos superiores,
Convidan á las Damas confinantes,
Y en medio de las fiestas peregrinas
El robo vuelve á haber de las Sabinas.

27. Mil veces de ambos sexos los asilos
Bodas son de Camacho en nuestros usos:
Del Azafrán los comerciales hilos,
Estigmas son, no estambres: los obtusos
Clavos de especia, son unos Pistilos
Con periantos y ovarios ya confusos:
Y el Polen seminal, que dá la Antera,
Labrado por abejas, es la Cera.

28. Las Plantas emigradas á otro clima.
Conservan á su patria amor tan tierno.
Que á florecer ninguna en él se anima
Si no es verano en el pais materno:
Por eso las del Cabo, y las de Lima
Florecen en Europa en el invierno,
Y las que son del Equador trahidas,
Dos veces en el año están floridas.

29. Que dos Plantas de sexo en si distinto
Vivan solteras, no consiente el cielo,
Por lo qual vemos, que en cualquier recinto
Hembras y Machos cria siempre el suelo:
Ambas se buscan con igual instinto,
Ambas se encuentran con el mismo anhelo,
O ambas á un tiempo llegan al periodo
De pubertad feliz y de acomodo.

30. ¿Porqué en la Primavera el Avellano
Entre los otros árboles del huerto,
Se muestra tan florido y tan ufano,
Mientras que de hojas se halla descubierto?
Es porque si brotaran tan temprano
Hojas también, se turbara el concierto,
Y el Polen seminal de estos Corylos
No podría penetrar á los Pistilos.

31. Si vé una estéril Flor el ignorante,
Al arrancarla con osada mano,
Dexa á otra viuda, y roba petulante
El Pepino ó Melón al Hortelano:
Y si aqueste hortelano es inconstante,
Y su penacho al maiz roba temprano,
La pena real del homicidio loco
Será no coger grano, ó coger poco.

32. No turbó la Discordia tanto al mundo
En las Bodas de Tetis y Peleo,
Cuando arrojó con ánimo iracundo
La manzana fatal; como aquel Reo
En ciencia vegetal nada profundo.
Que por una malignidad, ó devaneo.
En Bodas de un Moral discordias siembra,
El Macho divorciando de la Hembra.

33. Boda impotente y Matrimonio rato
Es el de aquellas flores luxuriosas,
Cuya doble Roseta y mucho ornato
No las deja ser Madres, aunque Esposas:
La abundancia, la gula, el blando trato
Ricas las hace, pero no amorosas.
Pues convertido en Pétalo el Estambre,
Eunuco queda, y su gordura es hambre.

34. Por el contrario i que contento inspira
Aquella Flosculosa flor del prado.
En cuyo receptáculo se admira
De Bodas numerosas el dechado!
Fecundas todas son; y si suspira
Por sucesión el círculo radiado
De cortesanas, les dará bien presto
En lecho conyugal de amor un resto.

35. Machos se ven casados, sin conciencia,
Que cuando sus costumbres examinas
Hallarás que no logran descendencia,
Sino por habitar con concubinas:
Como á sus hembras propias la dolencia
Estériles las pone y gurruminas.
Por el bien general del vecindario
Se hace el torpe adulterio necesario.

36. Yo no sé si también hay etiquetas
Entre las Flores; pero las supongo,
Pues reconozco que hay Bodas secretas
En el Helecho, el Musgo, el Alga, y Hongo:
Sin proclamas, billetes, ni estafetas,
Matrimonios clandestinos compongo,
Que evitando del público la infamia.
Puedan formar la clase Cryptogamia.

37. Consumadas las Bodas inocentes
Y la edad de placeres maritales,
Se muestran los Estambres continentes,
Y de la alcoba ocupan los umbrales:
La Planta entonces todos sus presentes
Sus respetos, y camas imperiales
Al femenil Pistilo los dispensa,
Que en cinta está de una progenie inmensa.

38. !Que augusta dignidad, y que destino
Esta Madre futura ostentadora,
Pues de su especie el Criador Divino
La hace depositarla y productora!
Para este fin el Cielo le previno
De tantas frutas como el Sol colora,
Las cuales son la leche y la papilla
De la Planta infantil en su semilla.

39. De esta prole las líneas sin guarismo,
En ramas genealógicas grabadas.
Forman un árbol fiel del árbol mismo
Pues Reyes de armas son sus Hamadriadas.
Por eso los que aspiran á heroísmo,
Y sus estirpes quieren ver honradas,
Para blasón y alarde de grandeza
Con árboles nos pintan su nobleza.

40. Y vosotras, ó Flores placenteras,
A quienes hombres, lluvias, fríos, vientos,
Dejan en el estado de solteras;
Vuestra virginidad y sus portentos
Ofreced á los Dioses muy de veras:
Igual la de Jephté no deis lamentos,
Seguras de que iréis, como es preciso,
Con guirnalda y con palma al Paraíso.

41. Si, castas Flores, os añade agrado
De vuestra honestidad la gracia extrema,
Pues la Virginidad Flor se ha llamado
Y de Virginidad sois el emblema:
Un claustro virginal es desflorado,
Cuando se viola su florida nema;
Y si se pinta Virgen una Diosa
Lleva en su mano una azuzena hermosa.

42. Pero tanta virtud no la perdona
Naturaleza, cuyo honor se funda
En la reproducción que la corona,
Y en los frutos tan bellos en que abunda:
Ella prefiere la feraz Pomona
A la Flora, si vé que es infecunda;
Y al grande Herbario, en que Jussieu campea.
El frutífjero cuerno de Amaltea.

43. Quedad con Dios, preciosas criaturas:
Mi corazón con íntima terneza,
Ha celebrado vuestras Bodas puras,
Y lo reputa su mejor proeza:
Que consolantes dichas! que dulzuras !
Saber llenar de la Naturaleza
El sagrado interés! gloriosa vida
La que aunque breve, en todo fué cumplida!

44. !Oh! si sobre los restos sepulcrales
De mis cenizas áridas naciesen
Plantas, que contrayendo allí Esponsales,
Se propagasen, y después muriesen!
Y !Oh! si también honores funerales
Los transeúntes al pasar me hiciesen,
Y al modo de los Griegos y Romanos,
Con flores me rociasen á dos manos!

45. Ven Himeneo, ven fué el estrivillo
Del Griego Epitalamio; y yo lo empleo
Al terminar mi cántico sencillo.
Repitiendo también: Ven Himeneo:
Ven á solemnizar el noble brillo
De estas bodas, que han sido mi recreo,
Y en el tálamo alegre de las flores
Ven á plaudir sus Ínclitos ardores.

Se ha visto, que en bodas vegetales
(Como en las de la flor de Capuchina)
Solicita encender teas Nupciales
De Himeneo la antorcha peregrina,
En las noches serenas estivales
Con chispillas brillantes se ilumina;
Y arde también, junto á la Fraxinela
El aire, si se aplica una candela.

Así, ven Himeneo, pues tú tienes
Con las flores tan clara simpatía,
Que con guirnaldas sobre rubias sienes
Te pintó la sapaz Mitología:
Ven Himeneo á dar mil parabienes
A este país que tantas flores cría,
Y dando fin al ínclito bureo,
Ven Himeneo, ven, ven Himeneo.

---FIN---


Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas 1975
Se ha guardado la ortografía original del autor

sábado, 20 de octubre de 2012


PRESENTACIÓN  |  TEMÁTICA  |  
HEMEROTECA  |  GALERÍA  |  BLOG
|  CONTACTO  |  ENLACES


Esta espléndida revista canaria dedica su contenido a...


ARQUITECTURA TRADICIONAL  |  REHABILITACIÓN  |  BIOCONSTRUCCIÓN  |  ÁRBOLES  |  EN EL JARDÍN
FLORA CANARIA   |   EL PARAÍSO PERDIDO   |   PATRIMONIO NATURAL   |   DEL ATLÁNTICO   |   ARTE Y PAISAJE
LETRAS Y NATURALEZA   |   EN MEMORIA   |   OPINIÓN   |   AGRICULTURA ECOLÓGICA Y TRADICIONAL



El número 6/7 se publicó en el verano de 2010 y en su apartado de Árboles dedicó varios artículos al DRAGO

     - Dragos
     - Sangre de drago
-----

martes, 16 de octubre de 2012

NELLY A. DE OSSA (Colombia, 1947)
Árbol nacional nuestro



Danzando vas...
al impulso del volátil día
llevada por hados rápidos,
te acicalas con un ungüento
de fiesta necesaria,
apuntando al cielo
tu cabellera, tu letanía,
tu plegaria en magnitud
sencilla por la paz.

Rama fresca,
aérea, hoja materna,
morena, esbelta, dura,
desangrándote
como inmenso cuenco,
irradiando, irradiando vida,
como querendona guitarra,
ceñida a la cintura,
de la tierra colombiana,
en dura jornada
ejercitada del renacer
en victoriosa luz.

-----

viernes, 12 de octubre de 2012

EDGARDO A. OLIER I.
La palma de cera del Quindío, símbolo de paz


Erecta como Homo sapiens 

majestuosa cual mujer esbelta 

hermosa ondea por los aires 

su puñado de hojas cual cometa.

Sencilla de color contrasta 

sus frutos coloridos del ocaso, 

a una altura gigantesca arrastra 

con besos y canciones en cielo grato.

Solitarias en la llanura esparcida 

admiradas por miradas extasiadas 

como aves libres conocidas 

en un mar de verdes de sinfonías dadas.

Es la palma más bella de esta tierra 

que crece en las montañas quindianas 

símbolo de patria que nos aferra 

a una paz que merecemos, colombianos.

-----

lunes, 8 de octubre de 2012

LA PALMA DE CERA DEL QUINDÍO Colombia

"La palmera de los records"

La más alta del mundo -60m-, la que crece a mayor altitud -3000m-, una de las más longevas -200 a 350 años-.

Datos: Revista Credencial de Historia, nº 139, Bogotá, 2001


El valle del Cocora, que extiende desde Salento hacia Los Nevados, recibe cada año a miles de visitantes animados por la belleza de este paraje andino. En la parte baja, las palmeras -todas maduras- están diseminadas en medio de prados pero al irnos internado en el bosque húmedo las encontramos, con diferentes tamaños, diseminadas entre la vegetación. En los prados el ganado impide el crecimiento de nuevas palmeras ya que se aprovecha tanto de los frutos como de los nuevos plantones.

Nombre científico: Ceroxylon quindiuense

Nombre común: Palma de Cera del Quindío. Es el árbol nacional de Colombia, ley del 16 de Septiembre de 1985. Armando Dugang en 1949 ya la propuso como símbolo patrio al comité organizador del Tercer Congreso Suramericano de Botánica.

Descripción: - Tallo grisáceo con oscuros anillos asimétricos, recuerdo de las hojas. Crece regular y muy recto, alcanzando los 60 metros.
- Las pinnadas hojas alcanzan, en los especímenes jóvenes (casi sin tronco), hasta los 10 m., progresivamente se van acortando hasta los dos-tres metros de los especímenes maduros.
- Los frutos -rojo brillante en estado maduro- crecen en grandes racimos de 30-40 kg, tardando 10 meses en madurar.

Hábitat: Crece en las estribaciones occidentales de los Andes, entre los 2.500 y 3.000m, con un promedio de lluvias de 1800 mm/año y suelos arenosos de alta acidez.


Aprovechamiento: La capa de cera recubre su tronco grisáceo se ha extraído mediante raspado. Éste se efectuaba talando la palmera o bien encarmándose a ella.
El tronco se ha utlilizado para hacer cercas en las propiedades, para confección de puentes peatonales rurales, conducción de agua (mediante vaciado del mismo) y la construcción de casas.
La palma: En la celebración del Domingo de Ramos esta palma forma parte de los ritos católicos.
Frutos: Con el fruto se alimenta al ganado. Es el alimento del loro orejiamarillo.

Peligros:
-La conversión del bosque húmedo en pastizales está dando lugar a su desaparición en este medio, ya que, aunque perviven los especímenes adultos, no tienen regeneración pues el ganado impide su progresiva sustitución.
-Diversos colectivos han indicado que hay que sustituir la palma por "otro elemento" en las celebraciones católicas del Domingo de Ramos, pues, si no, el "vía crucis" será para la palmera de cera.
- La desaparición de esta palmera llevará consigo la desaparición del Loro Orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis), ya que es su único hábitat (alimento, nidificación, dormidero,...)

Otras palmeras en peligro: Ceroxylon alpinum y Ceroxylon sasaimae

Esta estampa del valle del Cocora en unos años no podrá verse. No hay plantas jóvenes en los prados, todas las palmeras tienen una considerable edad. Si no se toman medidas el alma de estos pastizales habrá desaparecido con el deceso de las palmeras. 
La estampa misteriosa de las palmeras entre la niebla... 


----- 

miércoles, 3 de octubre de 2012


LUIS VIDALES (Colombia 1900-1990)
La palma de cera del Quindío




A la palma del Quindío
le conté mi sueño un día.
Era la palma, era,
era la palma de cera,
Estracción de la cera
la palmera,
la palma del sueño mío.
Cohete que sube al cielo
y estalla en el estrellío.
Y cuando pasan los vientos
la palma se vuelvo río...
Oíd el río del aire,
el río..., la palma del niño mío.
Aquí la palpo guardada,
Aquí en el pecho,
al lado izquierdo del alma
en donde llevo al Quindío.



-----