viernes, 29 de octubre de 2010

EL CIPRÉS DE SILOS
Ricardo García Villoslada

 I (de día)

Ciprés de Silos, monje con capucha,
que con voz susurrante y solitaria
rezas fuera del coro. Tu plegaria
allá en el cielo azul alguien la escucha.

Mucha es tu fe, tu fortaleza mucha.
Dios te otorgue existencia milenaria
en premio a tu virtud –milicia diaria–
que contra el mundo y el demonio lucha.

Monje madrugador, yo sé que sales
de tu celda en las horas matinales
a gozar de este claustro palaciego.

Y absorto aquí te quedas todo el día,
mientras te canta la pajarería
aquel soneto de Gerardo Diego.

II (de noche)

Monje ciprés, ¿por qué no te recoges
a tu celda, si es ya noche cerrada?
Mira que va a hacer frío, y tras la helada
temo que venga lluvia y que te mojes.

El abad ¿no te manda que te alojes
en el monjío –oveja en la majada–?
No esperes a que asome la alborada
y la escarcha humedezca prado y bojes.

¿Qué haces o piensas en la noche fría?
¿Ver estrellas? ¿Cursar astronomía?
¿Soñar? ¿Cabecear? No te amohínes,

si ante de que amanezca el sol de oro
te hacen entrar con los demás al coro,
a salmodiar nocturnos y maitines.

Mayo-1976
------


lunes, 25 de octubre de 2010

ANTONIO MACÍAS LUNA (Sevilla, 1944)
A un alcornoque


Tu tronco desciende en acantilado
sobre Sietearroyos; orilla escarpada
donde se deshace el corcho acabado,
abierto en canal de tu piel vejada.
El agua corroe tu añejo esplendor
y ríe entre espumas, huyendo de ti.
Compañero, sigo buscando el amor,
que me dio la espalda y renuncia a mí.
¡Oh, tosco alcornoque, paraguas abierto
de ramas vencidas por pesada copa,
levanta, atrevido, tu emparrado muerto
al triste y sombrío palio que te arropa!
Ya el gris del otoño tus verdes apura;
te ronda el invierno, mi callado amigo.
Deja que me arrime a tu costra dura
y, aferrado a ella, solloce contigo.
-----

lunes, 18 de octubre de 2010

RICARDO CODORNÍU Y STÁRICO (Cartagena, 1846-1923)
"el apóstol del árbol"

El árbol en el huerto
A Ricardo de C. y C. 

     Un naranjo vivía feliz en la huerta de Murcia, porque el hortelano le quitaba, en tiempo debido, las ramas secas y las chuponas, le abonaba al cavarle, para que las nuevas raicillas hallasen la tierra substanciosa y mullida, y luego le mimaba, a fin de que las malas hierbas no le disputasen los jugos de la tierra ni el calor del verano desecase el suelo; en una palabra: lo cultivaba a uso y costumbre de buen labrador.
     No era extraño, por tanto, que al llegar la primavera se le creyese árbol criado en el famoso jardín de las Hespérides y aún en el Paraíso Terrenal, tanto por sus hojas nuevas, que de raso parecían, y  formaban armonioso contraste con las oscuras y aterciopeladas nacidas el año anterior, como por sus hermosos frutos y sus encantadoras flores de celestial aroma, que son el adorno más estimado de las desposadas.
     Una cerca de alambre espinoso rodeaba el huerto, defendiéndolo de animales y merodeadores, y además una cortina de cipreses moderaba el ímpetu de los secos vientos de poniente, para que no se mustiasen las hojas ni viniese a tierra el dorado fruto, que el exportador transforma en oro de ley.
     Mas cierto día, un diminuto insecto, algo emparentado con la temible filoxera, y cuyo nombre vulgar es tan nauseabundo como feo el que le asignan los naturalistas (1), llegó a una hoja, y después de corto paseo, atravesó la epidermis con el pico, que hundió en el tejido celular, para no volver a sacarlo. El resto de su vida lo pasó el animalito chupando y chupando, como hacen las sanguijuelas con la sangre humana; pero hay la diferencia de que cuando éstas se sacian, se sueltan para hacer la digestión, y el parásito del árbol sigue adherido, hasta el fin de su existencia, como el empleado a la nónima, ¡sí le dejan!
      Creció el cuerpo del insecto, mas no sus patas, que por el género de vida adoptado le habrían de ser inútiles en lo sucesivo. Al mismo tiempo, empezó a exudar cierta sustancia semejante a la cera, con la que formó una coraza muy útil para defenderse contra la lluvia y otros enemigos. Luego puso muchos huevos que pronto se hicieron insectos, los que, reproduciéndose rápidamente, llenaron no sólo aquel árbol sino también los de los alrededores, tiznando hojas y frutos y convirtiendo la belleza en fealdad y miseria.
     El hortelano se esforzaba en combatir aquel terrible enemigo del árbol y del hombre. ¡Cuántos y cuántos medios puso en práctica para exterminarlo! Lavó y pulverizó el árbol con los malolientes menjunjes formados por el jabón cáustico, petróleo, creosota, aceites de pescado, brea,… Hasta empleó vapores de ácido cianhídrico, del terrible veneno que mata el insecto… y aún al hombre, ¡al menor descuido! Después de gastar mucho dinero, el hortelano se declaró vencido por falta de recursos y, resignado, dejó obrar a la Naturaleza.
     Entonces empezaron a llegar volando otros insectos, cuya mayor longitud no pasa de medio milímetro y corresponden al mismo orden en que están clasificadas las laboriosas abejas y hormigas. ¿Qué podían hacer los insectillos de débiles mandíbulas contra los acorazados himenópteros de largo pico? Sin embargo, las hembras llevan en el extremo de su abdomen un taladro y es curioso saber como lo emplean.
     Al llegar a la hoja elegida, se posan sobre una coraza, y atentamente la recorren del borde al centro, una vez y otra, hasta cerciorarse de que debajo existe el insecto que buscan. Segura ya la hembra, endereza el aladro y traspasa con él la capa cerosa; saca el instrumento, prueba la gotita de líquido que sale del agujero, acaso para ver si agradará a su descendencia; de nuevo una, dos y tres veces vuelve a introducir el oviducto, hasta que, satisfecha de sus investigaciones, pone algunos huevos, ya junto al cuerpo de la víctima, ya en su interior. (2)
     Cuando las larvas del parásito salen del huevo, comienzan a devorar a su víctima, mas con la prudencia necesaria para no quitarle algún órgano de los absolutamente indispensables a la vida, pues si muriese antes de tiempo, también la larva moriría de hambre.
     Al fin todo es comido, y en breve salen nuevos insectos a continuar su labor, en extremo perjudicial para el insaciable chupador de naranjos, que es vencido al fin, gracias a la rápida multiplicación del casi invisible amigo del hombre.
     Curioso es recordar que el utilísimo insecto alado, en la mayoría de los casos sólo tuvo madre y en no pocos, ni siquiera abuelo ni aún bisabuelo.
-----
     Se admira cuán grande es Dios al contemplar los planetas y las estrellas, mas no parece menor al estudiar los átomos.

(1) Piojo rojo (Chriysonphalus distyosperni)
(2) Entre los afelinos que son parásitos en el interior del piojo rojo, figura el "Coccophagus lunulatus", y al exterior el "Aphelinus chrymsophali"; éste, descubierto por el famoso entomólogo español Don Ricardo García Mercet.

---fin--

viernes, 8 de octubre de 2010

HIROSHIMA ...
LOS ÁRBOLES Y LA BOMBA ATÓMICA


http://www.lang-arts.com/survivors/


Documentación: http://www1.ocn.ne.jp/~hirosima/a-bombed-tree/ 
 y propia (MAPA, VIDEO

(los enlaces con las páginas japonesas están fallando)


Esta pajarita me la regaló un niño cuando estaba visitando el monumento Children's Peace en Hiroshima. La guardaré en memoria de todos las gentes inocentes víctimas de las guerras. El Peace Memorial Museum tiene un ambiente cálido pero sobrecogedor. Es impactante el silencio y las lágrimas que ves en el rostro de alguno de los visitantes.

Existe una leyenda urbana sobre la longevidad, resistencia, dureza, ... del Ginkgo biloba. De hecho he leído que sólamente 5 ó 7 ginkgos resistieron el impacto de la bomba atómica. El periódico EL PAIS también publicó, el pasado 6 de agosto, un artículo basado en esta leyenda. Siento defraudarles pero el trabajo de un grupo de voluntarios ha logrado catalogar 170 árboles de diferentes especies que, en un radio de 2 kms del epicentro, lograron sobrevivir al impacto de la bomba atómica y, también, a la posterior remodelación de la ciudad.
Tuve la suerte de que un amigo, Senkuu Ichinumiya, socio-fundador del grupo de voluntarios, me acompañase a visitar unos cuantos árboles. Estuvimos un día recorriendo la ciudad en bici.

En la mañana del día 6 de agosto de 1945 la bomba estalló a 600 m de altura, matando a 140.000 personas y arrasando el centro de la ciudad. Cuando la ciudad se remodeló muchos de los árboles supervivientes desaparecieron. Sobrevivieron, sobretodo, aquellos que estaban situados en lugares públicos (jardines, parques, templos, riberas del río, escuelas, etc.). El primer signo de vida vegetal y de futuro la dio la hierba, al brotar ese mismo otoño. En la primavera siguiente muchos de los árboles rebrotaron confirmando la esperanza del pueblo bombardeado.

 -----

Lista de 55 de los 170 árboles que sobrevivieron a la bomba atómica y a la remodelación de la ciudad

Nº--Distancia --- Dirección --- Propietario --- Uso del espacio --- Nombre del árbol --- Coordenadas

     
1----370m--- Naka-ku motomachi14--- MLIT--- Bank ---Weeping willow 
(Salix babylonica) N 34º 23' 51”--- E 132º 27' 12”
2----410m ---Naka-ku fukuromachi5-15 ---Prefecture---Historic site--- Kurogane holly 
(Ilex rotunda Thunb.) N 34º 23' 28” --- E 132º 27' 24”
Cartel esperanza del trabajo sobre los árboles
3----450m--- Naka-ku motomachi5 City ---Park ---Weeping willow 
(Salix babylonica)  N 34º 23' 54” ---E 132º 27' 15”
4----490m--- Naka-ku makamachi7-24 ---Sirakamisya ---shrine ---Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 23' 24”---E 132º 27' 18”
5----520m--- Naka-ku honkawachyo2-5-13--- Seijuji ---Temple--- Elaeagnus 
(Elaeagnus multiflora)
6----530m--- Naka-ku komachi3 ---City--- Green belt ---(varios) Japanese hackberry 
(Celtis sinensis, Melia azedarch,Diospyros kaki, Aphananthe aspera)
7----740m--- Naka-ku motomachi21 ---City ---Castle--- (varios) Eucalypt
(Eucaliptus globulus) N 34º 24' 00” --- E 132º 27' 34”
8----760m--- Naka-ku motomachi15--- City--- Park ---Common catalpa 
(Catalpa bignonioides Walter) N 34º 24' 05” --- E 132º 27' 23”
9----890m--- Naka-ku ootamachi3-10-4 ---Tyoonji ---Temple ---Japanese fern palm 
(Cycas revoluta)
10---890m ---Naka-ku ootemachi3-13-11 ---Hongyoji ---Temple---  (varios)
(Neolitses sericea, Paeonia suffruticosa,)
11---910m--- Naka-ku motomachi21 ---City--- Castle ---Kurogane holly 
(Ilex rotunda Thunb.)  N 34º 24' 05” ---E 132º 27' 36”
12---940m--- Naka-ku komachi9-37 Kinryuji ---Temple--- Kurogane holly 
(Ilex rotunda Thunb.)
13---1010m ---Naka-kumotomachi16---City ---Apartment--- Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 24' 12” --- E 132º 27' 08”
14---1050m ---Naka-ku kokutaiji1-6-34 ---City--- City hall--- Cherry tree 
(Prunus x yedoensis)

15---1100m ---Naka-ku teramachi3-11 ---Zensyoji--- Temple--- Crape Myrtle 
(Lagerstroemia indica) N 34º 26' 57”--- E 132º 24' 11”
16---1110m ---Naka-ku motomachi20 ---City ---Apartment--- Camphor Tree
(Cinnamomum camphora)    N 34º 24' 10” ---E 132º 27' 27”
17---1120m--- Naka-ku motomachi21 ---City--- Castle ---Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 24' 10”--- E 132º 27' 42”
18---1120m ---Naka-ku kamihachoubori2--- MOJ ---Apartment ---Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora) N 34º 24' 13”58” E 132º 26'
19---1130m--- Naka-ku teramachi3-3--- Hosenbou ---Temple--- Ginkgo(seed-hembra) (Ginkgo biloba)
20---1150m--- Naka-ku teramachi1-19 ---Nishihonganji ---Temple ---Japanese fern palm 
(Cycas revoluta) N 34º 24' 15” --- E 132º 26' 59”
21---1160m ---Nishi-ku tenmacho1 ---City--- Pavement ---Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora) 
22---1270m--- Nishi-ku tenmacho-27--- City ---school--- Plane Tree 
(Platanus orientalis) N 34º 23' 30” --- E 132º 27' 11”
23---1300m ---Naka-ku nashimachyo1--- City ---Peace Park ---Firmana simples 
(Firmiana simplex) N 34º 23' 21” --- E 132º 27' 10”
24---1300m ---Naka-ku sumiyoshicho5 ---Sumiyoshiginja ---shrine --- (varios) Japanese black pine 
(Pinus thunbergii, Cycas revoluta)
25---1370m ---Naka-ku kaminoborimacho2--- Prefecture ---Garden ---Ginkgo (seed-hembra) 
(Ginkgo biloba) etc N 34º 24' 00” --- E 132º 28” 05”
26---1400m ---Naka-ku hashimotocho12--- City--- Bank--- Japanese hackberry 
(Celtis sinensis) N 34º 23' 46” --- E 132º 28' 11”
27---1400m ---Naka-ku hashimotocho12 ---City ---Bank--- Weeping willow 
(Salix babylonica) N 34º 23' 46” --- E 132º 28' 12”
28---1420m ---Naka-ku sumiyosicho15-22--- Jusaiji ---Temple--- Ginkgo (no seed-macho) 
(Ginkgo biloba)
29---1430m ---Nishi-ku nishikannonmachi---City ---Green belt ---Jujube 
(Ziziphus jujuba)
30---1440m ---Naka-ku kaminoborimachi14 ---City ---school ---Japanese hackberry 
(Celtis sinensis) N 34º 23' 57”--- E 132º 28' 07”
31---1580m ---Naka-ku higashihakushimacho8-8 ---Tokuhoji--- Temple ---(varios) Japanese Flowering 
(Prunus x mume, Prunus serrulata, Acer palmatum, Prunus munue, Quercus glauca) N 34º 24' 18” --- E 132º 27' 58”
32---1590m ---Minami-ku kyobashicho10-8--- Senrithsji ---Temple--- Japanese fern palm 
(Cycas resoluta) N 34º 23' 44”--- E 132º 28' 22”
33---1640m ---Naka-ku higashisendamachi1-34---City--- school--- (varios) Ginkgo (seed-hembra) (Ginkgo biloba, Cycas revoluta, Wisteria floribunda,Celtis sinensis, etc,)
34---1700m ---Minami-ku hijiyamahonmachi20--- City ---Pavement ---Weeping willow 
(Salix babylonica) N 34º 23' 09”--- E 132º 28' 13”
35---1700m ---Naka-ku hakushimakukencho23-2--- Komyoin ---Temple ---Natsudaidai 
(Citrus × natsudaidai) N 34º 24' 19”--- E 132º 27' 58”
36---1770m--- Nishi-ku kanonhonmachi2-1-26 ---City ---school--- Kurogane holly 
(Ilex rotunda Thunb.)
37---1780m--- Higashi-ku futabanosato2-6-25--- Myojoin--- Temple ---(varios) Ginkgo (now no seed) (Ginkgo biloba, Pinus thunbergii)  N 34º 24' 16” --- E 132º 28' 14”
38---1800m ---Nishi-ku kanonhonmachi2-1-26 ---City ---school--- Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)
39---1800m ---Minami-ku hijiyamacho7-2 ---City--- Historic site--- Cherry tree  
(Prunus x yedoensis) 
40---1800m ---Naka-ku hakushimakukencho12-20--- Ikarijinja--- shrine--- Cherry tree  
(Prunus x yedoensis, Machilus thunbergii) N 34 24' 26”--- E 132º 28' 01”
41---1810m--- Higashi-ku futabanosato2-5-11 ---Tsuruhaneginja--- shrine ---(varios) Ginkgo (seed-hembra) 
(Ginkgo biloba, Pinus thunbergii,) N 34º 24' 13”--- E 132º 28' 17"
42---1820m--- Naka-ku hakushimakukencho12-4 ---Hoshoin ---Temple --- (varios) Camellia (Camellia japonica, Tilia miqueliana) N 34º 24' 37” ---E 132º 28' 01”
43---1850m ---Nishi-ku misasacho1-9-25 ---City ---school--- Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 24' 41” ---E 132º 27' 03”
44---1850m ---Nishi-ku misasacho1-11-15---Misasaginja ---shrine--- Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 24' 39” ---E 132º 27' 04”
45---1870m ---Nishi-ku misasacho1-6-9 ---Koryuji ---Temple--- Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  N 34º 24' 40”09”---E 132º 27'
46---1880m ---Naka-ku hakushimakukencho5-10 Singyoji Temple Japanese fern palm 
(Cycas revoluta) N 34º 24' 31” ---E 132º 27' 58”
47---1900m ---Nishi-ku fkushimacho1-18 ---City--- Pavement--- Pyramid juniper 
(Juniperus chinensis)
48---1900m--- Minami-ku danbare2-6--- Nyosenin--- Temple--- Japanese black pine 
(Pinus thunbergii)
49---2030m ---Naka-ku sandamachi3-7 ---City--- Park ---Camphor Tree 
(Cinnamomum camphora)  
50---2100m--- Naka-ku hakushimakitamachi19--- MLIT ---Green belt--- Camphor Tree (Cinnamomum camphora) N 34º 24' 45”--- E 132º 27' 47”
51---2110m ---Naka-ku hakushimakitamachi1-41 ---Yasudagakuen --- school---(Varios) Cherry tree (Prunus x yedoensis)
52---2160m ---Minami-ku mimamimachi1-15-32--- City--- school--- Weeping willow 
(Salix babylonica)
53---2160m--- Higashi-ku ushitahonmachi1-5-29--- Anrakuji--- Temple ---Ginkgo (no seed)  
(Ginkgo biloba) N 34º 24' 33”--- E 132º 28' 16”
54---2160m--- Naka-ku yoshijimanishi1-8-6--- Sumiyashienari ---shrine ---(Varios) Camphor Tree (Cinnamomum camphora, Ilex rotunda, Pinus thunbergii,) 
55---2200m ---Naka-ku nakashima1 ---City--- Peace Park---  
Crinum asiaticum (es un bulbo) N 34º 23' 21” --- E 132º 27' 10”

En este poster, debajo de cada hoja, figuran los números correspondientes al mapa. Si un número coincide en varias hojas significa que en ese espacio sobreviven varios árboles

Estos árboles todavía sobreviven ( número de ubicación)  




Círculos de 1 y 2 km alrededor del epicentro


Templo Hosenbou. Ginkgo a 1130m del epicentro. Para la reconstrucción de este templo se tuvo en cuenta  la supervivencia del árbol

lunes, 4 de octubre de 2010

COMO EL CIPRÉS
Lázaro Seco

Como tu quiero ser ciprés erguido
que escondes tu raíz en el subsuelo,
y tu frente levantas atrevido
para bañarte en claridad de cielo.

Tú en la noche brillante y silenciosa
te recoges a hacer meditación
y en la quietud solemne y misteriosa
a los cielos elevas tu oración.

Y al despertar el día te despiertas
y el rocío sacudes de tu manto,
a cien bocas de pájaros abiertas
alegran tu existencia con su canto.

¡Subir! ¡Subir! Por el espacio inmenso
hasta tocar el cielo con la frente.
¡Subir! ¡Subir! En un crescendo intenso
hasta el trono de luz resplandeciente.

Como tú quiero ser, ciprés erguido,
como te quiero ser.

-----