jueves, 25 de marzo de 2010

LEON-PAMPHILE LE MAY (France, 1837-1918) 
A un vieil arbre

Tu réveilles en moi des souvenirs confus.
Je t'ai vu, n'est-ce pas? Moins triste et moins modeste.
Ta tête sous l'orage avait un noble geste,
Et l'amour se cachait dans tes rameaux touffus.

D'autres, autour de toi, comme de riches fûts,
Poussaient leurs troncs noueux vers la voûte céleste.
Ils sont tombés, et rien de leur beauté ne reste;
Et toi-même, aujourd'hui, sait-on ce que tu fus?

O vieil arbre tremblant dans ton écorce grise!
Sens-tu couler encor une sève qui grise?
Les oiseaux chantent-ils sur tes rameaux gercés?

Moi, je suis un vieil arbre oublié dans la plaine,
Et, pour tromper l'ennui dont ma pauvre âme est pleine,
J'aime à me souvenir des nids que j'ai bercés

-----

sábado, 20 de marzo de 2010

EL ÁRBOL INÚTIL
Versión de Osho

Lao Tse iba viajando con sus discípulos y llegaron a un bosque donde había cientos de leñadores cortando troncos porque se estaba construyendo un gran palacio.

Habían cortado casi todo el bosque, pero quedaba un árbol, un gran árbol con miles de ramas, tan grandes que su sombra podía cobijar a diez mil personas. Lao Tse pidió a sus discípulos que averiguaran por qué aquel árbol no se había cortado todavía, cuando el resto del bosque había sido talado y no quedaba nada.

Los discípulos fueron y preguntaron a los leñadores: —¿Por qué no habéis cortado este árbol?

—Este árbol es totalmente inútil —dijeron los leñadores—. No se puede hacer nada con él porque las ramas tienen muchos nudos. No hay ni un tramo recto. No se pueden construir pilares con él ni se pueden fabricar muebles. Tampoco se puede quemar su madera porque el humo es muy malo para los ojos, casi te puede dejar ciego. Este árbol es absolutamente inútil. Por eso no lo hemos cortado.

Los discípulos volvieron y relataron a su maestro las razones. Lao Tse se rió y dijo: —Sed como este árbol. Si queréis sobrevivir en el mundo sed como este árbol, absolutamente inútiles. Entonces nadie os hará daño. Si sois rectos os cortarán, alguien os convertirá en muebles. Si sois preciosos alguien os venderá en el mercado, os convertiréis en un bien de consumo. Sed como este árbol, absolutamente inútiles. Entonces nadie os podrá hacer daño. Y creceréis grandes y fuertes, y podréis dar sombra a miles de personas.

La lógica de Lao Tse es muy distinta de la lógica de tu mente. Él dice: sé el último. Muévete en el mundo como si no fueras. Sé un desconocido. No trates de ser el primero, no compitas, no trates de probar tu valía. No hace falta. Sé inútil y disfruta.

---Fin---

martes, 16 de marzo de 2010

JOHANN WOLFGANG VON GOETHE (Alemania, 1749-1832)
Ginkgo biloba


Las hojas de este árbol, que del Oriente
a mi jardín ha venido, lo adorna ahora,
un arcano sentido tienen, que al sabio
de reflexión le brindan materia obvia.

¿Será este árbol extraño algún ser vivo
que un día en dos mitades se dividiera?
¿O dos seres que tanto se comprendieron,
que fundirse en un solo ser decidieran?

La clave de este enigma tan inquietante
yo dentro de mí mismo creo haberla hallado;
¿no adivinas tú mismo, por mis canciones,
que soy sencillo y doble como este árbol?

-----
GINKGO BILOBA

Zie dit kleinood in mijn gaarde:
boomblad uit de oriënt,
siert met zijn geheime waarde,
ingewijden welbekend.

Leeft het als een enkel wezen,
innerlijk in twee gedeeld?
Of vormt juist het uitgelezen
tweetal één herkenbaar beeld?

Langzaam rijpende ideeën
werpen op die vragen licht.
Voel je niet dat ik in tweeën
eenling ben in mijn gedicht?


-----

lunes, 15 de marzo de 2010

PAMPLONA y sus árboles

Los árboles viejos y singulares de Pamplona (Navarra)

- El Ayuntamiento de Pamplona acaba de presentar un libro que recoge los 75 ejemplares de árboles de la ciudad más viejos y más singulares. Ellos son apenas una muestra de los más de 144.000 árboles que crecen en la capital navarra.

 De "Diario de Navarra"

Árboles viejos y árboles singulares de Pamplona

-----

viernes, 12 de marzo de 2010

ROBERT FROST (EE.UU. 1864-1963) 
On a tree fallen across the road

(To hear us talk)

The tree the tempest with a crash of wood
Throws down in front of us is not bar
Our passage to our journey's end for good,
But just to ask us who we think we are

Insisting always on our own way so.
She likes to halt us in our runner tracks,
And make us get down in a foot of snow
Debating what to do without an axe.

And yet she knows obstruction is in vain:
We will not be put off the final goal
We have it hidden in us to attain,
Not though we have to seize earth by the pole

And, tired of aimless circling in one place,
Steer straight off after something into space.

-----

lunes, 8 de marzo de 2010

JOAN MARAGALL (Barcelona, 1860-1911)
Boscos de Vallvidrera

Ai, boscos de Vallvidrera!
quines sentors m'heu donat!
Tenia el mar al darrera
i al davant el Monserrat,
i als peus els llocs del poeta
que ja és a l'eternitat.
Més enllà d'altres carenes,
el Pirineu, tot nevat,
i aquell dolç país de França
que deu sê a l'altre costat...
i, boscos de Vallvidrera!
quines sentors m'heu donat!
Tot baixant per la drecera
he vist un arbre rosat:
ametller que presumies,
un altre se t'ha avançat.

-De massa matiner que era
ara em veus tan despullat:
les glaçades d'aquets dies
totes les flors m'han llevat;
prô encara en tinc unes quantes:
mira'm de l'altre costat.
-Ara veig que no tens culpa:
ametller, que Déu te guard,
que sens tu la bona nova
no m'ho hauria semblat.

-----

jueves, 4 de marzo de 2010

SHEL SILVERSTEIN (EE.UU. 1932-1999)  
The giving tree

Once there was a giving tree who loved a little boy.
And everyday the boy would come to play
Swinging from the branches, sleeping in the shade
Laughing all the summer’s hours away.
And so they loved,
Oh, the tree was happy!
Oh, the tree was glad!

But soon the boy grew older and one day he came and said,
"Can you give me some money, tree, to buy something I’ve found?"
"I have no money," said the tree, "Just apples, twigs and leaves."
"But you can take my apples, boy, and sell them in the town."
And so he did and
Oh, the tree was happy!
Oh, the tree was glad!

But soon again the boy came back and he said to the tree,
"I’m now a man and I must have a house that’s all my home."
"I can’t give you a house" he said, "The forest is my house."
"But you may cut my branches off and build yourself a home"
And so he did.
Oh, the tree was happy!
Oh, the tree was glad!

And time went by and the boy came back with sadness in his eyes.
"My life has turned so cold," he says, "and I need sunny days."
"I’ve nothing but my trunk," he says, "But you can cut it down
And build yourself a boat and sail away."
And so he did and
Oh, the tree was happy!
Oh, the tree was glad!

And after years the boy came back, both of them were old.
"I really cannot help you if you ask for another gift."
"I’m nothing but an old stump now. I’m sorry but I’ve nothing more to give"
"I do not need very much now, just a quiet place to rest,"
The boy, he whispered, with a weary smile.
"Well", said the tree, "An old stump is still good for that."
"Come, boy", he said, "Sit down, sit down and rest a while."
And so he did and
Oh, the trees was happy!
Oh, the tree was glad!

-----


El árbol generoso

Había una vez un árbol que amaba a un niño.
Cada día el niño iba a jugar
Columpiándose en sus ramas, durmiendo bajo su sombra
Riendo a lo largo de todo el verano
Así se querían
¡(Umm), el árbol era feliz!
¡(Umm), el árbol estaba contento!

Pero pronto el niño creció y un día llegó y le dijo:
"¿Puedes darme algo de dinero, árbol, para comprar algo que he encontrado?"
"No tengo dinero", dijo el árbol, "Sólo tengo manzanas, ramitas y hojas."
"Pero puedes coger mis manzanas, muchacho, y venderlas en la ciudad".
Así lo hizo
¡(Umm), el árbol era feliz!
¡(Umm), el árbol estaba contento!

Pero de nuevo el chico volvió y le dijo al árbol,
"Ahora soy un hombre y debo tener una casa propia".
"No puedo darte una casa", dijo el árbol, "El bosque es mi casa".
"Pero puedes cortar mis ramas y construirte tu propio hogar"
Así lo hizo.
¡(Umm), el árbol era feliz!
¡(Umm), el árbol estaba contento!

Y el tiempo pasó y el chico regresó con ojos tristes.
"Mi vida se ha vuelto tan triste", dijo, "que necesito días llenos de sol."
"No tengo nada, sólo mi tronco," dijo el árbol, “Puedes cortarlo
Y hacerte un barco y zarpar lejos ".
Así lo hizo.
¡(Umm), el árbol era feliz!
¡(Umm), el árbol estaba contento!

Después de muchos años, el muchacho regresó, los dos eran viejos.
"Yo realmente no te puede ayudar si me pides otro regalo."
"Ahora no soy más que un viejo tocón. Lo siento, pero no tengo nada más que darte"
"No necesito mucho más ahora, sólo un lugar tranquilo para descansar",
Susurró el muchacho, con una sonrisa cansada.
"Bueno", dijo el árbol, “un viejo tocón todavía es bueno para eso".
"Vamos, muchacho", dijo, "Siéntate, siéntate y descansa un rato".
Así lo hizo.
¡(Umm), el árbol era feliz!
¡(Umm), el árbol estaba contento!
-----