sábado, 28 de noviembre de 2009

GASPAR NUÑEZ DE ARCE (Valladolid, 1834-1903)
Tronco seco

Hay en la vasta llanura
Un tronco seco y sin ramas,
Despojado por las llamas
De su pompa y hermosura.
De la escarcha la blancura
Le da un tinte funerario,
Pues se eleva solitario,
Ennegrecido y escueto.
Como gigante esqueleto
Bajo su roto sudario.
-----

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Árboles venerables de Burgos

BURGOS
Localidad, Lugar, Nombre propio, Nombre común, Dimensiones (P=perímetro a 1,3m, h=altura, edad, altitud)
Coordenadas y Nombre científico


Bu, Abajas, "de la Iglesia", Moral, P5,3m h11m +500años
Morus nigra

Bu, Aguilera La, “Doncel del Monte Santo”, Pino piñonero, P3,1m h17,5m +100años
Pinus pinea

Bu, Araúzo de Salce, "de San Miguel", Quejigo, P4m, h14m +200años
Quercus faginea

Bu, Barbadillo del Pez, “de Royales”, Roble, P4'9m h13m 300años
Quercus faginea

Bu, Barbadillo del Pez, Cerracín, "del Borracho", ermita de Santa Julita, Roble albar, P7m h14,7m 1182m +500años
N 42º 8' 10" - W 3º 15' 6", Quercus petraea, 30t 0479193 / 4664924

Bu, Barcenillas de Cerezos, "de la Reina", Castaño, P12,8m h11m 1000años
Castanea sativa

Bu, Burgos, Plaza de la Estación, Secuoya Roja, P5m h32m 842m 100años
N 42º 20' 11" - W 3º 42' 24", Sequoiadendron sempervirens, 30t 0441771 / 4687386

Bu, Canicosa de la Sierrra, La Cuesta, Dehesa Canicosa, Roble rebollo+pino, P3,8m h14,5m 1190m +100años
N 41º 55' 57" - W 3º 2' 25", Q. pyrenaica/P. sylvestris, 30t 0496663 / 4642290

Bu, Castil de Lences, "de Santa Eufemia", Quejigo, P(base)6,5m
Quercus faginea

Bu, Castil de Lences, "de la Iglesia", Morera P2,3m 8m 200años
Morus nigra

Bu, Cernégula, Espino de las Brujas, Majuelo-espino albar, P1,7m 6m
Crateagus monogyna

Bu, Cernégula, "de la Iglesia", Morera, P2,1m h9,7m 120años
Morus nigra

Bu, Cubillejo de Lara, cerca del pueblo, hacia el monte, Enebros, P4m h9m (partido por la nieve)
N 42,14416º - W 3,50305º, Juniperus oxycedrus,

Bu, Cubo de Bureba, de Cubo a Zuñeda, “el de Cubo”, Almendro, P(base)4,2m
Prunus dulcis

Bu, Espinosa de los Monteros, El Cerrillo, Abedul, P5m h22m 1000m 250años
N 43º 7' 39" - W 3º 34' 11", Betula alba, 30t 0453655 / 4775131

Bu, Fuentecén, "Redondo", Pino piñonero, P3,6m h17,5m +100años
Pinus pinea

Bu, Hortigüela, Monasterio San Pedro de Arlanza, Pinsapo, P3m h23m 935m 160años
N 42º 3' 1" - W 3º 27' 55", Abies pinsapo, 30t 0461485 / 4655458

Bu, Huerta de Arriba, Dehesa de Vallejimeno, Perallillo del monte, P1,35m h13,9m 1218m 50años
30t 0485803 / 4661492, N 42º 6' 19" - W 3º 10' 14", Sorbus torminalis

Bu, Huerta de Arriba,”de la Laguna de la Cantera”, Dehesa, Roble rebollo, P8m h15,5m 1370m 800años
N 42º 8' 6" - W 3º 4' 57", Quercus pyrenaica, 30t 0493182 / 4664760

Bu, Jaramillo Quemado, “Roble de la Verruga”, Las Majadas, Dehesa, Quejigo, P8,7m h14m 1058m +800años
N 42º 5' 51" - W 3º 20' 52", Quercus pyrenaica , 30t 0471233 / 4660672

Bu, Lomas de Villamediana, Ctra. a Rucandio, "Noles", Roble, P7,8m h19m 780m 600años
N 42º 53' 46" - W 3º 51' 58", Quercus robur, 30t 0429284 / 4749635

Bu, Monasterio de la Sierra, "de Fuente Umbría I”, Roble albar, P5,22m h20m 500años
Quercus petraea

Bu, Monasterio de la Sierra, "de Fuente Umbría II", Roble melojo, P6,5m h20m 500años
Quercus pyrenaica

Bu, Monclavillo, "de San Pedro", alto del Enebrillo, Sabina, P(base)5,5m
Juniperus thuriferea

Bu, Palacios de la Sierra, "de la Dehesa", Roble albar, P5,66m h18m 500años
Quercus petraea

Bu, Palacios de la Sierra, "de la Rasilla", Roble albar, P5,6m 16m 500años
Quercus petraea

Bu, Parte de Sotoscueva La, “del Arroyo”, Castaño, P7,9m h17m 700años
Castanea sativa

Bu, Parte de Sotoscueva La, “Castaño Calderas”, Castaño, P5m h9m 500años
Castanea sativa

Bu, Parte de Sotoscueva La, “Roble del Cadalso”, Roble, P4,6m 17m +500años
Quercus petraea

Bu, Peñalba de Castro, "de El Pilón", Sauce, P5,4m h17m 160años
Salix alba

Bu, Sequera de Haza La, "de la Plaza Mayor", Moral, Pno medible, h7m +300años
Morus nigra

Bu, Quecedo, Encina de la Dehesa”, Valle de Valdivieso, Encina, P3,1m h14m 300años
Quercus ilex

Bu, Quintanapalla, “Roble Gordo”, Roble, P5,1m 15m 500años
Quercus pubescens

Bu, Quintana de los Prados, Vuelta de Carros, “de la Edilla”, Roble albar, P4,3m h32m 713m 300años
N 43º 4' 12" - W 3º 30' 55", Quercus petraea, 30t 0458054 / 4768712

Bu, Quintanilla de las Dueñas, “Morales de San Vitores”, Moral(3), P2,3m h8m +600años
Morus nigra

Bu, Quintanilla de las Viñas, Las Conejeras, Enebro, P5,5m h8m 1020m 700años
N 42º 7' 24" - W 3º 28' 56", Juniperus oxycedrus, 30t 0460131 / 4663570

Bu, Quintanilla del Rebollar, “Roble del Matarral”, Roble albar, P5,6m h12m +500años
Quercus petraea

Bu, Quintanilla del Rebollar, “de San Julián”, Castaño, P5,1m h12m 500años
Castanea sativa

Bu, Quintanilla del Rebollar, “Castaño Juego de Bolos”, Castaño, P4,1m h20 400años
Castanea sativa

Bu, Rabé de los Escuderos, "de las Eras", Moral, P2m h8m 100años
Morus alba

Bu, Redondo, “Castaño de Llarena”, Castaño, P5,4m 8m 500años
Castanea sativa

Bu, Robredo de las Pueblas, Barrio de Arriba, pueblo, Roble albar, P8,24m h16,3m 775m 700años
N 43º 0' 46" - W 3º 48' 48", Quercus petraea, 30t 0433714 / 4762556

Bu, Robredo de las Pueblas, "Robre de las Grijas", Roble albar, P6,4m h25m +500años
Quercus petraea

Bu, Robredo de las Pueblas, “Robre” del Puente, Roble albar, P7,9m h15m +500años
Quercus petraea

Bu, Robredo de las Pueblas, “del Depósito”, Roble albar, P6,5m h11m +500años
Quercus petraea

Bu, Salgüero de Juarros, Pino negral, P(base)6,2m h22m 150años
Pinus nigra

Bu, San Pedro de Arlanza, "de la Escalera", Quejigo, P6,1m h13m 500años
Quercus faginea

Bu, San Pedro de Arlanza, "Roble Bartolo", Quejigo, P5,65m h11m +800años
Quercus faginea

Bu, San Pedro de Arlanza, “del Claustro”, Pinsapo, P2,9m h20m 160años
Abies pinsapo

Bu, San Pedro de Arlanza, “de Campo del Horno”, Nogal, P5,4m h5m 800años
Juglans regia

Bu, San Pedro de Arlanza, “del Estanque”, Roble, P4,2m h15m 500años
Quercus faginea

Bu, Santo Domingo de Silos, Claustro, Ciprés, P2,46m h25m desde 1882 940m
N 41,96166º - W 3,41888º, Cupressus sempervirens, 30t 0465401 / 4645835

Bu, Santo Domingo de Silos, puerta del monasterio, Secuoya gigante, P7,5m 31,3m 1000m 115años
N 41º 57' 50" - W 3º 25' 8", Sequoiadendron giganteum, 30t 0465296 / 4645875

Bu, Sotoscueva, Alto de la Concha, “del Concejo”, Encina, P1,35m h8,3m 766m 60años
N 43º 2' 9" - W 3º 39' 39", Quercus ilex sp. ballota, 30t 0446170 / 4764998

Bu, Tamayo, "de la Iglesia", Moral, P5,2m h8m 300años
Morus nigra

Bu, Tartalés de Cilla-Trespaderne, Barr. de los Tejos, Hayas y Tejos, P6,5m h13,3m 945m 800años
N 24º 47' 33" - W 3º 25' 51", Fagus sylvatica, 30t 0464752 - 4737865

Bu, Tolbaños de Abajo, Los Campillos, El Bercolar, Roble Albar, P7,6m h19m 935m 500años
N 42º 5' 46" - W 3º 7' 38", Quercus petraea,

Bu, Valdeande, “de la Iglesia”, Moral, P1,9m h7m 300años
Morus nigra

Bu, Valle de Mena, Llanada de Bospeñate, Haya, P4,3m h20,3m 935m 300años
N 43º 10' 8" - W 3º 19' 20", Fagus sylvatica,

Bu, Villamudria, El Roble Escarcio, Roble rebollo, P7m h18m 1129m 600años
N 42º 19' 58" - W 3º 17' 37", Quercus pyrenaica, 30t 0475789 / 4686766

Bu, Villovela de Esgueva, "de Santa Lucía", Moral, P2m, 3troncos h8m 400años
Morus nigra

Bu, Villoviano, Lerma-Silos, "Bendito", Moral, P5,8m h10 850m 600años
N 41,98º - W 3,701388º, Morus nigra, 30t 0441996 / 4647991

-----

OTROS ÁRBOLES VENERABLES DE BURGOS
Bu, Adrada de Haza, "de Pajarote", Nogal, P3,3m, Juglans regia
Bu, Agés, "Roble Cochinero", Roble, Quercus pyrenaica
Bu, Ahedo de la Sierra, Tejeda de Peña Carazo, Tejo, Taxus baccata
Bu, Aranda de Duero, Chopo-pino, P. nigra + P. pinea
Bu, Aranda de Duero, "del Ballestas", Chopo, Populus nigra
Bu, Aranda de Duero, "de la Resinera", Morera, Morus nigra
Bu, Aranda de Duero, "del Costaján", Pino piñonero, Pinus pinea
Bu, Arandilla, Quejigo, P5m, Quercus faginea
Bu, Araúzo de Salce, "de la Iglesia", Moral, P(base)3,5m, Morus nigra
Bu, Arlanzón, “Roble Gordo”, Roble, Quercus pyrenaica
Bu, Bahabón de Esgueva, Chopo, Populus nigra
Bu, Baños de Valdearados, “de Santo Cristo”, en el tejado de la iglesia, Enebro, 1m, 100años, Juniperus thurifera
Bu, Berberana, Arce, P2m, Acer campestre
Bu, Berberana, Haya, P3,45m, Fagus sylvatica
Bu, Brazacorta, “de la Cigüeña”, Chopo, Populus nigra
Bu, Burgos, Álamo, P5,25m, Populus alba
Bu, Burgos, Chopo, P5,8m, Populus nigra
Bu, Burgos, "de la Casa de la Vega", Quejigo, P5m, Quercus faginea
Bu, Burgos, Ciudad Deportiva, Pino insigne, P3,7m h19,1m, Pinus radiata
Bu, Burgos, "del Instituto", Secuoya, Sequoiadendron giganteum
Bu, Burgos, “de la Universidad”, Moral, Morus nigra
Bu, Burgos, "de Jesuitas", Cedro, Cedrus libani
Bu, Burgos, "de la Barriada", Álamo, Populus alba
Bu, Burgos, "de la Quinta", Plátano, Platanus hybrida
Bu, Burgos, “Gemelos de la Quinta”, Chopos, Populus alba
Bu, Ciudad de Valdeporres, Moral, Morus nigra
Bu, Cabañes de Esgueva, "Enebro de los Buitres", Sabina, P3,7m, Juniperus thurifera
Bu, Cardeñadijo, “Chopa del Mesón”, Chopo, Populus nigra
Bu, Condado de Treviño, Quejigo, P4,65m , Quercus faginea
Bu, Covarrubias, Quejigo, P4,5m, Quercus faginea
Bu, Cueva de Sotoscueva, “Encina Sagrada”, Encina, Quercus ilex
Bu, Fuentecén, "Matahombes", Pino piñonero, P3,5m, Pinus pinea
Bu, Fuentelcésped, Roble de la Cuesta, Roble, Quercus faginea
Bu, Fuentemolinos, “Olma de la Fuente”, Chopo, Populus alba
Bu, Haza, "del Páramo", Serbal, P1,3m, Sorbus domestica
Bu, Huerta del Rey, “Encina Grande”, Encina, Quercus ilex
Bu, Jaramillo Quemado, “Roble de las Torquillas”, Roble, P4,8m h12m 500años, Quercus petraea
Bu, Gumiel del Mercado, "de la Ventosilla", Quejigo, P4,2m, Quercus faginea
Bu, Horra La, “de la Majada”, Chopo, Populus nigra
Bu, Ventosilla La, Quejigo, P4,2m, Quercus faginea
Bu, Mambarilla de Castejón, Roble, Quercus faginea
Bu, Merindad de Valdeporres, Roble albar, P7,6m Quercus petraea
Bu, Milagros, “de Parodíez”, Enebro, Jiniperus thurifera
Bu, Milagros, “de Rinconadas”, Enebro, Jiniperus thurifera
Bu, Montoro, , Roble-encina, Q. faginea x ilex
Bu, Moradillo de Sedano, “de la Iglesia”, Moral, P2m h9m 100años, Morus nigra
Bu, Oquilas, “La Enebra”, Sabina, Juniperus thurifera
Bu, Pardilla, “Enebro de la Roza”, Sabina, Juniperus thurifera
Bu, Peral de Arlanza, "del Retortillo", Sauce, P5,33m, Salix fragilis
Bu, Pineda de la Sierra, “Tejo de Barranca Mala”, Tejo, Taxus baccata
Bu, Porquera de Butrón, “de la Dehesa”, Roble, Quercus petraea
Bu, Puentedura, Encina, P5,4m, Quercus ilex sp. ballota
Bu, Puras de Villafranca, “Hayas de la Dehesa”, Hayas, Fagus sylvatica
Bu, Quintanajuar, “de la Iglesia”, Moral, Morus nigra
Bu, Quintanarruz, “de la Iglesia”, Moral, Morus nigra
Bu, Quintanilla de las Viñas, “Sabina Rastrera”, Sabina, Juniperus alba
Bu, Quintana de los Prados, Roble albar, P4,9m, Quercus petraea
Bu, Revenga (Comunero), “Pino del Ingeniero”, Pino albar, Pinus sylvestris
Bu, Robredo de las Pueblas, Tejo del Cementerio”, Tejo, Taxus baccata
Bu, San Juan del Monte, Fresno, Fraxinus angustifolia
Bu, Santa Cruz de la Salceda, Álamo, P3,7m, Populus x canescens
Bu, Santo Domingo de Silos, "de la Huerta", Plátano, P5,2m h30m 200años, Platanus orientalis acerifolia
Bu, Santo Domingo de Silos, "del Cura Merino", Encina, P4,5m 12m 300años, Quercus x senneniana
Bu, Santo Domingo de Silos, “del Estanque”, Arce, P2,3m h16m 120años, Acer campestre
Bu, Santo Domingo de Silos, “del Padre Saracha”, Tejo, P2,45m h12m 200años, Taxus baccata
Bu, Santo Domingo de Silos, “de la Mahada de la Casa”, Encina, Quercus ilex
Bu, Santo Domingo de Silos, “del Estanque”, Tilo, P2,2m h18m 120años, Tilia platyphylos
Bu, Sarracín, Chopo Gordo, Populus nigraBu, Siones de Mena, Tejo, Taxus baccata
Bu, Sotillo de la Ribera, “de las Bodegas”, Encina, Quercus ilex
Bu, Tartalés de Cilla, Haya, P3,52m, Fagus sylvatica
Bu, Tartalés de Cilla, Tejos, Taxus baccata
Bu, Tinieblas, Roble melojo, P5,1m, Quercus pyrenaica
Bu, Tolbaños de Abajo, Roble P6,3m , Quercus trabutii
Bu, Tolbaños de Arriba, “de la Dehesa”, Robles, Quercus petraea
Bu, Tolbaños de Arriba, “de la Dehesa”, Acebos, Ilex aquifolium
Bu, Torrepadre, “del Soto”, Moral, Morus nigra
Bu, Turrientes, Haya, P3,52m, Fagus sylvatica
Bu, Valdezate, Nogal, Juglans regia
Bu, Valverde, Quejigo, P5m, Quercus faginea
Bu, Valverde, Encina, Quercus ilex
Bu, Villasana, Acebo, P2,1m, Ilex aquifolium
Bu, Villamudia, Haya, Fagus sylvatica
Bu, Villafranca Montes de Oca, “Haya de Alba I”, Haya, Fagus sylvatica
Bu, Villafranca Montes de Oca, “Haya de Alba II”, Haya, Fagus sylvatica
Bu, Villanueva de Gumiel, “Negral Horcajado”, Pino rodeno P4m, Pinus pinaster
Bu, Villanueva de Gumiel, Pino Gordo, Pino piñonero, Pinus pinea
Bu, Villanueva de Gumiel, “Doncel de la Piñuela”, Pino piñonero, Pinus pinea
Bu, Villasana, Madroño, P1,96, h10,4m , Arbustus unedo
Bu, Villasur de Herreros, Roble albar, P5,3m, Quercus petraea
Bu, Zalduendo, "de Vilargura", Nogal, P5,7m, Juglans regia
Bu, Zazuar, "Paraíso de las Bodegas", Árbol del paraíso, P(base)4m, Eleagnus angustifolia
-----


martes, 24 de noviembre de 2009

CAROLINA TOVAL
Solidaridad con los descendientes
Extraído de "Los mejores cuentos juveniles de la literatura universal", 1965

     Un sultán salió una mañana de paseo rodeado de su fastuosa corte. Al poco rato se encuentró a un viejo campesino que estaba plantando afanosamente una palmera. El sultán al verlo, detuvo su séquito y, asombrado, se dirigió a él.
     -¡Oh anciano!, plantas esta palmera y no sabes quiénes comerán su fruto... necesita muchos años para que madure y tu vida se acerca a su término.
     El anciano lo miró bondadosamente y luego le contestó:
     -¡Oh sultán! Plantaron y comimos: plantemos para que coman.
     El sultán se quedó admirado por su gran generosidad y le entregó cien monedas de plata, que el anciano tomó haciendo una reverencia y diciendo:
     -¿Has visto, ¡oh mi gran sultán!, cuán pronto ha dado fruto mi palmera?
     Aún más asombrado, el sultán, al ver con qué sabiduría le había respondido todo un hombre de campo, le entregó otras cien monedas.
     El ingenioso viejo las besó y prontamente contestó :
     -¡Oh grandísimo sultán!, lo más extraordinario de todo es que, generalmente, una palmera sólo da fruto una vez al año y la mía me ha dado dos en menos de una hora.
     Maravillado el sultán con esta nueva salida del anciano, rió y exclamó dirigiéndose a sus acompañantes:
     -¡Vayámonos...vayámonos pronto! Si permanecemos aquí por mas tiempo este buen hombre se quedará, a fuerza de ingenio, con todo mi reino.

---Fin---

jueves, 19 de noviembre de 2009

RUDYARD KIPLING (India, 1868-1936)
El camino a través de los bosques


Cerraron el camino que cruzaba los bosques
hace setenta años.
El tiempo y la lluvia lo han deshecho otra vez,
ahora ya no podrías saber
que una vez hubo un camino a través de los bosques
antes de ser los árboles plantados.
Está debajo de los sotos y de los brezos
y de las anémonas delgadas.
Sólo el guarda ve
allí, donde los pichones aprenden a volar,
y los tejones escarban con más facilidad,
una vez hubo un camino a través de los bosques.

Sí, si entras en los bosques
del verano, al anochecer,
cuando el aire de la noche se enfría en los estanques de truchas
donde la nutria silba a su pareja,
(no temen al hombre en los bosques
porque se ven tan pocos).
Oirás los golpes de la uñas de un caballo,
y el chasquido de unas faldas en el rocío,
firmemente a medio galope a través
de la soledad, de la bruma,
como si perfectamente conocieran
el viejo camino a través de los bosques…
Pero no hay camino que cruce los bosques


-----


THE WAY THROUGH THE WOODS

They shut the road through the woods
Seventy years ago.
Weather and rain have undone it again,
And now you would never know
There was once a road through the woods
Before they planted the trees.
It is underneath the coppice and heath,
And the thin anemones.
Only the keeper sees
That, where the ring-dove broods,
And the badgers roll at ease,
There was once a road through the woods.

Yet, if you enter the woods
Of a summer evening late,
When the night-air cools on the trout-ringed pools
Where the otter whistles his mate.
(They fear not men in the woods,
Because they see so few)
You will hear the beat of a horse's feet,
And the swish of a skirt in the dew,
Steadily cantering through
The misty solitudes,
As though they perfectly knew
The old lost road through the woods
But there is no road through the woods.


-----

sábado, 14 de noviembre de 2009

LA LEYENDA DEL BAOBAB
Cuento adaptado del folklore africano
(Fuente: Francois Valleys)



El Baobab es un árbol que crece en las zonas de bosque claro de África. Posee un tronco muy grueso, una corteza muy dura y enormes ramas con hojas divididas como la palma de mano. Dicen que tiene un corazón, es una especie de núcleo bastante áspero, casi irrompible y, aunque ahora ese “corazón” sea sólo una bola oscura y vacía, hace bastante tiempo no era así..., definitivamente no lo era.

Cuenta la historia que, en un paraje muy lejano de la enigmática África, hace muchísimo tiempo, vivía una familia de conejos muy pobres. Papá conejo se ganaba la vida como podía para llegar al anochecer a su casa con tan sólo unas cuantas monedas y así poder comer con su familia lo poco que podían comprar. La vida era muy difícil para esta familia de conejos. Mamá preparaba la comida para sus hijos con mucho cariño pero con pocas patatas y en una cocina ya demasiado vieja.

Cierto día, papá conejo se cansó de tanto caminar por el caluroso desierto llevando unos recados que le habían designado y simplemente se echó a descansar bajo la sombra de un árbol grueso y de enormes ramas.

- ¡Oh, qué buena sombra da este árbol! -dijo el conejo- creo que descansaré un rato, hace mucho calor y no he almorzado todavía.

Y así, el conejo se sentó a la sombra del árbol a lamentar su suerte. Comenzó por maldecir al sol que tanto le quemaba, a la arena que siempre se le metía entre las patas, a la lluvia por inundar su aldea y todo el mundo. Cuando de pronto, el robusto árbol bajo el cual él estaba empezó a hablarle con una voz muy dulce.

- Amigo conejo, ¿por qué te lamentas por tu suerte? ¿Acaso no estás contento de ser como eres? -replicó el árbol.

- Vaya, qué triste y desdichada es mi vida. Si tan sólo pudiera ser un árbol como tú... ¡Claro!, todo el día ahí de pie, sin tener que trabajar, tan sólo estiras tus hojas y recibes el alimento del sol y de la lluvia. ¡Qué más podrías pedir! -se lamentaba el conejo.- En cambio yo, tengo que trabajar muy duro, tengo que padecer de hambre por dar de comer a mis hijos... ¡Qué triste es mi vida!

El árbol se puso muy triste por las palabras del conejo y le dijo con su melodiosa voz:

- ¿Sabes?, soy un Baobab, y, a pesar de que nunca hablo con los animales, me has conmovido mi joven amigo conejo.

Después de estas palabras, el conejo se puso de pie y miró al árbol de arriba a abajo. El conejo no se había percatado de que aquel árbol era en realidad un baobab, y el conejo, que no era nada bruto, sabía lo que decían todos sobre el baobab : ”El baobab guarda muchas riquezas en su corazón, pero son pocas las personas que logran descubrir tal tesoro”. Después de esto, papá conejo se asustó mucho y se arrodilló ante el baobab.

- Perdóneme señor baobab por maldecir a la naturaleza, le prometo que no volveré a quejarme de mi suerte, sólo déjeme ir, seguiré trabajando firme y no me lamentaré por lo que soy -dijo el conejo mientras se disponía a seguir con su trabajo.

- Espera un momento amigo conejo, no te vayas aún...

De pronto, el baobab estiró fuertemente sus ramas y dejó al descubierto el corazón que tenía entre ellas. Papá conejo se quedó asombrado, pero a la vez temeroso de que el baobab le hiciera alguna especie de daño por hablar mal de la naturaleza. El baobab, en cambio, dio un suspiro de regocijo y, después de unos segundos de silencio, el corazón del baobab se abrió lentamente. Ese oscuro núcleo comenzó a descubrir todo lo que tenía en su interior y ¡oh sorpresa!, el baobab tenía en el interior de su corazón muchos tesoros: joyas, diamantes, monedas de oro, perlas, rubíes, piedras preciosas, telas finas, etc. Papá conejo se quedó asombrado ante tal espectáculo y el baobab le dijo con voz tierna :

- Toma lo que creas conveniente, vamos, acepta esta poca ayuda que quiero ofrecerte mi buen amigo conejo.

El conejo, muy agradecido, cogió lo que cabía entre sus manos y se marchó contento después de darle las gracias al baobab por tal muestra de generosidad.

Al llegar a su casa, les contó todo a su familia y, por fin, pudieron cambiar su forma de vida. Papá conejo iba en carro al trabajo, vestía bien, ya estaba muy gordito y siempre andaba limpio. Mamá usaba ropas finas, ahora podía cocinar ricos manjares para sus hijos, remodelaron su casa, y hacía todas esas cosas que hace la gente rica. Ahora mamá conejo llevaba siempre su collar de perlas a las reuniones de sus amigas, y fue en una de esas reuniones donde la señora hiena observó con mucha envidia las riquezas de mamá conejo. La señora hiena, que era muy autoritaria, le exigió a su marido que también le comprase a ella un collar de perlas, que le comprase un auto, que le comprase telas finas y todas las cosas que el marido de mamá coneja le había comprado a ésta.

El señor hiena, sintió curiosidad acerca de cómo el conejo había adquirido tantas riquezas así que un buen día se le acercó y le preguntó qué es lo que éste había hecho. Pues bien, papá conejo, que era de un corazón noble, le contó al señor hiena todo lo sucedido con el baobab. Le contó cómo había llegado a la sombra de éste árbol y el montón de tesoros que había en el interior de su corazón. El señor hiena se emocionó muchísimo y sin perder ni un segundo se fue hacia donde estaba el baobab para robarle todos los tesoros que había en su corazón y así llenarse de lujos como los que poseía el conejo.Esta malévola hiena fue hacia donde estaba el apacible baobab y sin perder mucho tiempo se echó bajo la sombra de éste, como le había indicado el buen conejo. Luego, empezó a gritar con voz muy fuerte:

-“¡ Ay! ¡qué desdichada es mi vida, qué pobre soy, qué mala suerte la mía, soy tan desdichado!”. El baobab, empezó a sacudir sus ramas suavemente...

- Mi buen amigo hiena, qué grata visita me has dado, ¿por qué te quejas de tu suerte?, ¿es que acaso no eres feliz con lo que eres? -dijo el baobab.

- Pues no, la verdad no soy lo suficientemente feliz como debería, si tan sólo pudiera tener tantos tesoros como el conejo mi vida sería distinta. Si tan sólo fuese poseedor de las riquezas que tiene el conejo me sentiría más aliviado -mencionó la hiena con un tono muy sarcástico.

De pronto, las hojas del baobab se estiraron muy fuerte y éste dio un gran y tierno suspiro. La hiena estaba impaciente, no podía dejar de caminar de un lado para otro sin dejar de pensar en lo que descubrirían las hojas del baobab. Entonces, como ya había sucedido antes, el corazón de este árbol se quedó a la vista de la hiena que lentamente empezaba a sacar las garras. El baobab dio otro suspiro y comenzó a abrir el oscuro núcleo que albergaba tantos tesoros, a los pocos segundos el corazón del baobab quedó totalmente al descubierto y, también, los tesoros que poseía en su interior. A la hiena se le salían los ojos ante tanta maravilla. El baobab dijo con su tranquilo tono de voz :

- Toma lo que creas conveniente, vamos, acepta esta poca ayuda que quiero ofrecerte mi estimado señor hiena.

El señor hiena, que tenía una intención muy distinta a la del conejo, pensó que si le arrancaba el corazón al baobab no sólo se llevaría lo que podrían contener sus manos, sino todos los tesoros del árbol. El señor hiena pensaba que el baobab tendría muchos tesoros mas escondidos en su interior, así que se lanzó salvajemente sobre el baobab y, con sus fuertes garras, empezó a desgarrar el corazón del árbol. Lo rasgó y lo rasgó, comenzó a hacerle mucho daño al pobre baobab; mordía e hincaba los dientes en la corteza del corazón para arrancárselo y así quedarse con absolutamente todos los tesoros que estaban en su interior.

Fue un momento muy doloroso para el baobab, que lloraba de dolor y de tristeza por la decepción sufrida a causa de la hiena. De repente, el corazón del baobab se cerró bruscamente y se ocultó nuevamente entre sus hojas que se habían tornado de un verde muy tenebroso. La hiena, que no pudo conseguir ningún tesoro comenzó a maldecir al árbol, rasgó su tronco pero fue inútil, pues ahora el tronco del baobab se había vuelto áspero de nuevo y de un aspecto mucho más frío. El señor hiena, muy cansado, dio la media vuelta y se fue a su casa sin ninguna clase de tesoro ya que, a causa de su avaricia, no consiguió nada.

Cuenta la leyenda que desde ese momento nadie ha vuelto a ver jamás el corazón del baobab y que éste ya no deja que se le acerquen muchos animales debido a que su áspero tronco emana mal olor. Cuentan también que las hienas siempre andan en manada por el desierto en busca de algún otro baobab para conseguir los tesoros que oculta éste árbol.

Y cuentan también que el baobab se parece mucho a las personas ya que, a pesar de que éstas aparentan tener una corteza muy dura y áspera, poseen un corazón lleno de tesoros. Sin embargo, las personas, al igual que el baobab, tienen un corazón escondido, muy duro y muy difícil de abrir... ¿Por qué es tan difícil para las personas abrir su corazón?, ¿Por qué se les hace tan complicado demostrar las riquezas que hay en su interior? ¿Por qué ocultan tan gran corazón entre sus grandes hojas? ¿Por qué rehúsan a volver a entregar su corazón, como lo hicieron alguna vez, a cierto conejo? ¿de qué hienas se acordarán?

---Fin---

miércoles, 11 de noviembre de 2009

EL CIPRÉS DE MI CLAUSTRO
Fray Justo Pérez de Urbel


Silencioso ciprés que en la limpia tersura
del estanque retratas tu severa figura,
que levantas la cresta, por la luna argentada,
el magnífico enigma de la noche azulada,
besando las arcadas de oro con tu sombra
y barriendo luceros en la celeste alfombra;
algo grande hay en ti, que me invita a pensar,
y a soñar, y a sentir, y a morir y a cantar:
algo grande y divino que endulza el sufrimiento,
que en las horas de angustia y de aniquilamiento,
aquel lácteo camino me señala el cielo,
y levanta mis ansias y despierta mi anhelo;
cual si hubiese en tus frondas algo que sueña y siente
el latido fraterno de un corazón ardiente…

Silencioso ciprés, cuya negra silueta,
como un dedo gigante me señala la meta
allá lejos, muy lejos…: un palacio de bruma,
una isla de oro, una ilusión de espuma,
la sombra imperceptible de una forma querida
que sin cesar persigue el alma dolorida.

¡Oh, galán de la noche! Árbol dulce y amigo,
compañero del monje, de sus luchas testigo:
tú recoges sus rezos y sus pálidos cantos;
te envuelven sus miradas, sus anhelos de santos,
y te asocias, muy grave, a sus mil postraciones,
cuando el viento te agita mientras sus oraciones.
Tú compartes sus éxtasis, con sus pesares lloras
y en la esfera estrellada enumeras sus horas;
desgarras los cendales de la desesperanza,
el corazón le llenas de una dulce añoranza
y el sueño le vigilas, quieto, inmutable y fuerte:
-el sueño de la vida y el sueño de la muerte.

¡Oh, ciprés, que en la página de la noche infinita
deletreas la “Summa” con luceros escrita…!
Grave seor teólogo, árbol dulce y amigo,
de los monjes hermano, de sus dichas testigo:
tal vez roza la gracia divina tu espesura,
pues comprendes lo cuerdo de su excelsa locura,
el orgullo celeste que vibra en su humildad,
el ardor de sus frías llamas de castidad,
la gloria de su ayuno, su coro y su cilicio,
la cumbre de deleite, que hay en su sacrificio.
Y un día dedujiste, ciprés meditabundo,
que eran los aristócratas del amor del mundo.
A unos pálidos príncipes, por amor encantados,
guardas, como el dragón de los cuentos dorados…

Ciprés fuerte, a las furias ideleble y estático,
como la verdad santa, santo ciprés dogmático,
nuestro hermano más viejo, con ese gran sayal
y con tu puntiaguda capucha monacal…
En tu espesura cónica y alargada, maestro,
¿no hay un secreto oculto, que es el secreto nuestro?
No es secreto de miedo, no es secreto de llanto,
de vana podredumbre, de olvido y camposanto.
Ciprés de la esperanza, pocos han comprendido,
por no saber oírte, tu profundo sentido,
tu profundo sentido de un claro más allá
en el que la alegría no se marchitará.

¡Oh, grave anacoreta de infinitos desiertos
que guías por la senda de la vida a los muertos!
Viejo ciprés del claustro, que en los días de oro
lleno de luz, de alas y de salmos del coro,
esponjas el ramaje, vibras como un salterio
y eres el corazón del viejo monasterio…
¡Oh, chorro de nostalgias! Gigantesco ciprés,
la cabeza en el cielo y en la tierra los pies…
Yo te adoro por alto, por piadoso, por bueno,
por tu actitud señera, por tu aspecto sereno,
porque huyes de la vida en tu recta ascensión,
y te das al ensueño y a la contemplación;
te canto por poeta, por místico te quiero,
compañero del monje, dulce y fiel compañero…

Febrero 1923

-----

martes, 10 de noviembre de 2009

V. BLASCO IBÁÑEZ - Entre naranjos

VICENTE BLASCO IBÁÑEZ (Valencia, 1867-1928)
Entre naranjos


"Los naranjos, cubiertos desde el tronco hasta la cima de blancas florecillas con la nitidez del marfil, parecían árboles de cristal hilado; recordaban a Rafael esos fantásticos paisajes nevados que tiemblan en las esferas de los pisapapeles. Las ondas de perfume, sin cesar renovadas, extendíanse por el infinito con misterioso estremecimiento, transfigurando el paisaje... los crujidos secos de las ramas sonaban en el profundo silencio como besos... en los cañaverales cantaba un ruiseñor débilmente, como anonadado por la belleza de la noche..."

-----

sábado, 7 de noviembre de 2009

GERARDO DIEGO - Tilo


GERARDO DIEGO (Santander, 1896-1987)


Tilo
 

El tilo aquel de Santa Catalina
en su compás de Siena.
¿No escuchas la cantiga cristalina
que en su copa resuena?

Los ojos cierro en gozos de fragancia.
Tilos de mi niñez.
Cómo salváis el tiempo y la distancia
y estáis aquí otra vez.


Y ya en la pubertad, bajo el celeste
azul, sobre la cal,
el que filtró mensajes del nordeste
en la Rúalasal.

Vosotros entre abejas monacales
de oro sonoro, tilos
que desde el huerto veis surtir cristales
de mi ciprés de Silos.

Porque tu amas los tilos y la calma
de su flor en tus nervios,
quiero aprender de ti a domar mi alma,
mis ímpetus soberbios.

Lección de serenada mansedumbre,
de paciencia encendida.
Flores de ti, mi lámpara y mi azumbre,
la razón de mi vida.

Como la flor del tilo en primavera
contra el insomnio torvo,
beberte en infusión, niña, quisiera,
beberte sorbo a sorbo.

-----

martes, 3 de noviembre de 2009

JOAN Mª GUASCH - Cirerer florit

JOAN MARIA GUASCH (Barcelona, 1878-1961)
Cirerer florit


Cirerer petit,
cirerer florit
que fas arracades,
digues quina mà
te els ve a cercar
quan les tens granades.

Digues sense por
que et cull la dolçor
d’aquesta florida.

Floreixo en la soledat
d’aquest jardí ple de molsa;
mai ningú m’ha sorollat
per collir ma fruita dolça.

Ella em cau sense dolor
com qui perd les arracades;
però al maig torna l’Amor
i em díu: -Té, les he trobades!...

-----